Leal: las terceras partes tampoco son buenas

POR: ANTONIO FLORES

02-04-2016 14:01:30


Dirigida por Robert Schwentke y protagonizada por Shailene Woodley y Theo James, llega la tercera entrega de la popular serie distópica de la serie Divergente: Leal, basada en la trilogía literaria de Veronica Roth que salió a la luz en 2011.


En esta continuación Tris y Cuatro deberán cruzar la gran muralla y dejar atrás Chicago, para descubrir que son parte de un experimento orquestado por la Oficina de Bienestar Genético, que incluye la manipulación y la división de los seres humanos sobrevivientes en el planeta para fines políticos y económicos, a grandes rasgos.


Si bien el filme cuenta con un buen reparto, el producto final pareciera un simple capricho para los fieles seguidores de esta saga. No se trata de una cinta que invite a ver las películas anteriores en caso de no haberlas visto, tampoco añade nuevos elementos significativos, David – el malo de la historia – no es un tipo que termines odiando, más bien genera empatía y nunca termina por ser tiránico, quizá tendremos que esperar hasta la cuarta película para que esto suceda.


Mientras que el personaje de Evelyn, quien dirige la rebelión desde dentro de la muralla, es débilmente interpretado por Naomi Watts y tampoco genera ningún tipo de emoción. Finalmente Leal termina por carecer de sentido en muchos de sus aspectos y no añade ninguna propuesta, una vez más vemos a Cuatro derribando a un ejército a patadas, a Tris siendo una triste imitación de Katniss Everdeen (Los juegos del hambre), y a los sobrevivientes de Chicago intentando matarse unos a otros, una copia de los dos filmes anteriores.


Pero no todo es desazón en Leal, existen sutiles aciertos que tienen que ver directamente con la producción, particularmente con la fotografía realizada por el alemán Florian Ballhaus, que en 2006 realizaría El diablo viste a la moda y ahora presenta intrépidos movimientos de cámara y espectaculares escenarios fuera de la muralla.



Los efectos especiales son bastante agradables y existen un par de giros en la historia que generan un interesante juego de conceptos, aunque no muy bien desarrollados. Me refiero a que la idea original de Veronica Roth tiene muy buenos argumentos para ser explotados, la división de facciones en la primera cinta fueron increíbles, el proceso de selección bastante entretenido, y la idea de ser parte de un experimento biológico es otro giro interesante que si bien ya lo habíamos visto con anterioridad, aún no es sobreexplotado como regularmente sucede.


Es inevitable no mencionar la cinta Maze Runner: Correr o Morir, que tiene un argumento similar sobre los experimentos con humanos y medianamente se entiende, aunque no por ello es una buena cinta, aclaro.


También es importante mencionar que cuando hablamos de esta reciente ola de adaptaciones distópicas la referencia principal es la saga de Los Juegos del Hambre, que si bien tuvo un par de películas bastante decentes, al final terminó por derrumbarse y ofrecer al espectador algo menos que basura cinematográfica.


 Al final, habrá que esperar a que llegue 2017 para ver la última entrega de esta popular serie bajo el nombre de Ascendente. De manera categórica pareciera que sólo los “leales” a esta saga esperan con ansias la nueva cinta, para los demás, sólo queda esperar que Robert Schwentke se ponga las pilas y termine esta historia así, Ascendente.



MÁS LEIDAS

45 días en Jarbar o cómo resignificar el sentido de libertad

POR VIOLETA ROJAS 09-06-2020 16:42:05

El hooligan de la moda, Alexander McQueen

POR CARMEN VARELA 11-02-2020 15:20:20

Jojo Rabbit: El absurdo de la guerra

POR ORIANNA PAZ 22-01-2020 17:17:04