Elvis, una biopic sin profundidad

POR: ALEX VANSS EN GUADALAJARA

12-06-2022 01:22:09

Elvis, una biopic sin profundidad


No, no es nada sencillo hacer una biopic de un icono de la cultura popular, siempre se corre el riesgo de molestar a familiares o amigos pero, vamos, tampoco se trata de dibujar personajes planos, sin contradicciones, dibujar cualquier cosa menos seres humanos, eso es algo que Baz Luhrmann no debía hacer con el Rey del rock pero nos entrega a un Elvis que de tan impoluto se vuelve un niño pequeño incapaz de hacerse responsable de sus propias decisiones.

Sí, es claro que desde el principio del filme quien contará la historia de Elvis Presley es el Coronel, un viejo mañoso muy bien interpretado por Tom Hanks, siendo el segundo personaje que más le detesto, después de Forrest Gump, pero eso no justifica la necesidad de delinear un Elvis víctima de las circunstancias.


El filme empieza con fuerza, transiciones ágiles, animaciones que nos recuerdan al mundo del comic en los que un pequeño Elvis, que creció rodeado de la cultura afrodescendiente, vive y sueña, su encuentro con el coronel y el salto a la fama, el mundo vertiginoso en el que comienza a experimentar, el franco ascenso de una carrera juzgada por la moralidad y las consecuencias tomadas por un manager con el colmillo afilado y poca o nula vergüenza.


Elvis de Baz Luhrmann


Hasta ese punto todo bien con la película pero Baz, como ya lo adelantaba, comete el gran error que se comete en la mayoría de biopics y no profundiza en la naturaleza humana de Elvis ni del Coronel, en cambio, simplemente nos muestra  dos personajes que vivían, respiraban y actuaban sin abordar los por qué de sus vidas, sin tan siquiera explicar qué es lo que los encaminaba a tomar decisiones basadas en el interés y una vida tóxica.


Luhrmann muestra a un Elvis que se deja manipular una, otra y otra vez por un Coronel que no tiene tapujos en mentir y torcer la verdad ¿por qué lo permite? Una, te la paso, dos ya cuestiono tu inteligencia pero cinco, diez o más veces ¿qué te pasa chico? Baz deja a la interpretación del público las razones de la actitud pasiva y hasta obnubilada de Elvis que lo deja a merced de un personaje que sabe lo que quiere, un villano aborrecible, propio de los comics de superhéroes.


Grandes recursos técnicos, fotografía, diseño de producción, efectos visuales, animación, y una sobresaliente actuación y caracterización de Austin Butler, pero el Elvis de Luhrmann carece de la carnita que un biopic necesita para realmente funcionar.


Pareciera que Baz pide al publico completar los huecos, tejer el bordado, rellenar los hoyos de la historia para no ser él quien manche el legado del Rey del rock pero ¡por dios! Era el Rey del Rock, un hombre no un devoto monje de encierro, era necesario retratar en pantalla lo que motivaba sus decisiones y luego mostrar las consecuencias de esas decisiones, algo que no lo desacreditaría como estrella de la cultura popular, al contrario, el público, nosotros, podríamos así comprender a un personaje que hasta el último de sus días lo dió todo por la música, por el público, por sus fans.




MÁS LEIDAS

LAMB: el tierno y retorcido amor de la madre naturaleza

POR ISRAEL YERENA 21-11-2021 11:00:47

Spider-Man: Sin regreso a casa, la emoción de la nostalgia

POR NANCY MORA 19-12-2021 16:51:49

¿Secuestrador o salvador? Clark y el síndrome de Estocolmo

POR THALIA BALLESTEROS 14-05-2022 16:31:25