Cuestionan a secretaria de Cultura sobre apoyo al cine mexicano

POR: ENCUADRES

25-11-2021 15:15:43

Cuestionan a Frausto por exhibición en México

La tarde del 24 de noviembre, la secretaria de Cultura Federal, Alejandra Frausto, rindió su informe de actividades ante las Comisiones Unidas de Cultura y Cinematografía, y Radio y Televisión de la Cámara de Diputados, donde fue cuestionada por las acciones en torno al apoyo de festivales e iniciativas de exhibición de cine en México.

Fue la diputada Berenice Juárez Navarrete del Grupo Parlamentario de Acción Nacional quien, explicando la importancia de festivales de cine como Morelia, Guadalajara, Ambulante o Feratum, que además de ser una expresión cultural son impulsores del turismo en las regiones donde se realizan, inquirió a Frausto sobre las acciones de su dependencia luego de la desaparición de los Fideicomisos por considerarlos mecanismos de corrupción.


Juárez puso como ejemplo a Feratum, festival que este fin de semana (19 y 20 de noviembre) realizó su décima edición en Pátzcuaro al no haber obtenido recursos para realizarse en Tlalpujahua, sede tradicional, dejando a una comunidad que no cuenta con salas de cine comercial sin una actividad que además genera empleos, esto contrastado con los 8 millones de pesos que el gobierno federal entregó al proyecto del Bosque de Chapultepec.


Ante este panorama Juárez preguntó “Ante la desaparición de las partidas presupuestales ¿qué acciones se están llevando a cabo para fortalecer el sector cinematográfico como expresión cultural, especialmente en zonas de baja densidad poblacional?”


Para contestar a la diputada blanquiazul, Frausto destacó la existencia del Fomento al Cine Mexicano, Focine, instrumento generado entre la Secretaria de Hacienda y la Secretaria de Cultura, a través del Instituto Mexicano de Cinematografía, para continuar apoyando a la producción fílmica, luego de la desaparición de los fideicomisos, en el cual también se incorporan otros sectores como la formación y exhibición.


En ese sentido la secretaria de Cultura manifestó que “ahora los espacios independientes que programan más del 40% del cine mexicano tienen posibilidades también de acceder a un estímulo del Focine para la exhibición del cine mexicano porque se producía mucho cine mexicano pero no se veía”.


El Cine Club, espacio alternativo de exhibición


Según Frausto, lo que se debe mejorar es la difusión para que los espacios alternativos conozcan la existencia del Focine y apliquen, además de mencionar que en el ultimo año se triplicó la producción nacional, cosa que con los fideicomisos no sucedían.


“La producción de cine, el fomento de una industria tan importante cultural como lo es el cine no depende de un fideicomiso o un mecanismo económico sino del compromiso del Estado para atenderlo”, concluyó la secretaria de Cultura.


Sin embargo, hay que señalar que aún con los esfuerzos para crear el Focine, existen muchas zonas del país sin la posibilidad de ver cine nacional, pues en México -un país que tiene 2,246 municipio- hasta 2019 existían 699 espacios alternativos de exhibición, de los cuales 181 están en la Ciudad de México, siendo Guerrero, Nayarit, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán los estados con menos espacios al contar solo con 7, de acuerdo con  el Anuario Estadístico del IMCINE.


Respecto a lo señalado por la funcionaria sobre la exhibición de cine nacional, en 2020 se estrenaron 51 películas mexicanas en la Ciudad de México, la cual cuenta con 16 alcaldías y una densidad poblacional de 9 millones 209 mil 944 habitantes, de los cuales solo 961 mil asistieron a ver un filme nacional.


Otro ejemplo es el estado de Chihuahua, que solo tiene 9 espacios alternativos de exhibición, y en 2020 tuvo 14 estrenos de cine mexicano; el estado cuenta con 3 millones 741 mil 869 habitantes y 67 municipios, siendo Juárez el más poblado con 1 millón 512 mil 450 habitantes, aunque Alucinema, uno de los espacios más conocidos solo tiene presencia en la capital.


Además, hay que señalar que debido a la COVID19, de los 699 espacios, el 52 % presentó pérdidas del 100 por ciento y 54 espacios tuvieron que cerrar de forma definitiva, lo que muestra la falta de compromiso del Estado mexicano con los derechos culturales y hace evidente la marginación de miles de mexicanos.