Un amor extraordinario: el inevitable giro de un actor

POR: MAURICIO HERNÁNDEZ

10-09-2020 15:07:31

Un amor extraordinario


Es seguro que todos ubicamos a Liam Neeson. Aunque su filmografía no se reduce estrictamente a eso, sus actuaciones más identificables son aquellas donde amenaza terroristas desconocidos para salvar a alguna mujer de su familia, tales como la trilogía de Búsqueda implacable (2008, 2012 y 2014) o Non-stop: sin escalas (2014). El tipo estaba encasillado no sólo en el mal llamado género de “acción”, sino en un particular tipo de libreto.

Un amor extraordinario (Lisa Barros D’sa, 2019) podría indicar el nuevo rumbo en la carrera de este tipo duro de Hollywood. Esta cinta elabora la relación entre un Tom (Liam Neeson sin mucho esfuerzo) y Joan (Lesley Manville cargando con buena parte del peso emocional), personas de mediana edad que tienen una vida demasiado apacible. Desayunan juntos, ven la televisión, toman caminatas… Todo muy tranquilo hasta que a ella le detectan cáncer de mama. Desde ahí, se elaboran los “conflictos” que pasará su relación.


En otra de esas películas de “parejas que luchan contra una enfermedad” -bien podrían formar un subgénero por sí mismo-, la trama comienza a desenvolverse tras el terrible anuncio, buscando generar emociones en cada tortuoso paso del tratamiento: las largas esperas en el hospital, los doctores que no suelen saber comunicar las cosas, las quimioterapias, el debilitamiento… No obstante, falla en conseguirlo, pues aun siendo una lucha complicada, nada parece ser tan grave.


En esto se responsabiliza tanto a la construcción de los personajes, como a la dirección de actores y a la interpretación. Ellos no parecen realmente consternados por todo lo que sucede y la adjetivación fílmica tampoco ayuda mucho para resaltar esa pesadez de sobrevivir. Además, la exposición de todos los escalones de la recuperación ocurre sin mayor complicación, algo que pudo ser ingenioso de haber generado un pico dramático en algún lugar, incluso si no era en la enfermedad. Algo que sentir por cualquier cosa que les pasara, pero no fue así.


Un amor extraordinario crítica


Otro matiz desaprovechado fue el asesinato de la unigénita de la pareja. Aquí se pudo explorar alguna vieja rencilla que quedara en el matrimonio tras una desgracia de tales proporciones, pero se limitan a mencionarlo y darle algunas escenas de poca relevancia para el final.


Destaco el aparente nuevo rumbo de Neeson porque, a pesar de todavía estar identificado en un arquetipo, el hombre lleva su papel con bastante competencia, aunque la gran carga esté en su coestelarista Lesley Manville, quien muestra una actuación de discretos puntos altos. Verdaderamente lucen como una pareja auténtica, pero una que se lleva extrañamente bien, incluso cuando pelean no hay un ambiente perceptible de choque, sino que es una discusión que se pasa y ya. Es más, ni siquiera llegan a la ternura con la dinámica de su convivencia basada en la “belleza de la mundanidad” aderezada con bromas ligeras entre ambos.


Esperemos que Liam Neeson no caiga en una espiral de churros como le ha pasado a otros grandes nombres de la vieja guardia como Morgan Freeman o Robert De Niro (busquen sus más recientes películas y verán a lo que me refiero).


No obstante, esto pasa muy cerca de esa categoría salvo por contados instantes. Un amor extraordinario por su traducción en español, queda mejor con el título original: Ordinary Love. Un amor tan ordinario que es pazguato y un tanto irrelevante. ¿Qué sucede? Técnicamente, no mucho.




MÁS LEIDAS

Amores modernos: la imitación inconsecuente

POR MAURICIO HERNÁNDEZ 14-08-2020 12:08:30

Familia de medianoche, sobreviviendo en la CDMX

POR ALEX VANSS 09-03-2020 13:09:58

El irlandés: El crimen estadounidense y el olvido

POR MAURICIO HERNÁNDEZ 30-11-2019 16:41:25