Lucía Carreras y Rafa Martínez nos dicen cómo iniciar un guion

POR: NANCY MORA

16-04-2020 15:33:36

Lucia Carreras y Rafa Martínez


Estos días de encierro en casa ante la crisis sanitaria por el COVID19, pueden ser también una oportunidad para retomar esas historias que siempre hemos querido contar y que podrían materializarse en un guion. Bajo esta idea, los cineastas y guionistas Lucía Carreras y Rafael Martínez compartieron a través de Facebook live una charla sobre Cómo empezar a escribir tu guion, en la que hablaron sobre los elementos básicos para empezar a escribir una historia y dieron algunos tips para tener mejores resultados.

Carreras, quien tiene una maestría en guion y ha impartido clases en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), inició la charla explicando que más que un curso de guion, esta charla con Rafa Martínez tuvo la intención de compartir con el público que los veía desde casa cómo empezar a escribir una historia y uno de los fundamentos es aprovechar todas las emociones que nos están aflorando a raíz de la crítica situación por las que atraviesa todo el mundo a causa de la pandemia.


“Queremos compartirles cómo desarrollar una línea argumental, una historia breve que se puede utilizar para un corto, largo, una serie u obra de teatro y todo empieza con la inspiración, el punto puede ser cualquier idea, una anécdota, un suceso, una imagen, siempre hay algo que se puede convertir en una buena historia”, apuntó Lucia.


A esta primera idea, Rafa Martínez quien también imparte clases de guion y ha escrito y dirigido los cortometrajes El Fin, El amor dura tres meses y Videotape, abonó que con las ideas se inician todas las historias, como un núcleo emocional de la historia, “pero habrá que aclarar que no todas las ideas se van a traducir en una película, el camino es muy largo y la conexión emocional va a desembocar en la originalidad del producto, en conseguir una historia honesta, propia, única. Pero más que preocuparnos por ser originales, debemos preocuparnos por ser honestos, hablar desde nosotros mismos y eso ya hace particular nuestro trabajo”.


¿Cómo conectar con esa historia desde lo emocional y visceral? se planteó Lucía, quien en reiteradas ocasiones ha dicho que ella no puede escribir si no tiene una conexión con lo que está contando, “una historia no tiene valor si no conectamos de alguna manera con esa historia, tratar de entender qué nos llama más allá de lo racional, es decir, crear un texto desde la razón puede funcionar pero es muy frío, no palpita, no vibra”.



La directora de Tamara y la Catarina aclaró que ya todas las historias han sido contadas, desde los griegos, la estructura dramática inicial es la aristotélica, “por eso debemos entender que no hay historias nuevas, lo importante es desde dónde se va a contar esa historia de amor que tantas veces se ha contado”.


Porque uno de los problemas más comunes es que las ideas o historias se quedan solo en lo anecdótico y no hay un desarrollo dramático dentro de la historia. “La dramaturgia es algo muy importante y por eso recomendó leer Poética de Aristóteles, para entender la base de la dramaturgia”.


Para pasar de la anécdota a la historia dramática hay ciertos pasos a seguir, uno de ellos es tener bien definidos a los protagonistas de esa historia porque son los que mueven la acción y tienen un objetivo, que puede ser algo papable o algo muy complejo, desde un objeto hasta una emoción.


“Los personajes son fundamentales, pero en términos de escritura cinematográfica debemos pensar en la escena en la que se desarrollará la acción de este personaje, debe ser algo que pueda materializarse en el set o el escenario”, indicó Rafa.


El siguiente paso, continuó Carreras, es generar un conflicto dramático y para ello es necesaria una fuerza antagónica, que puede ser cualquier cosa, no necesariamente un personaje, es una fuerza que se opone a lo que el protagonista quiere alcanzar.


Una vez que se tiene definido al protagonista, lo que sigue es atacar la página en blanco, “vomitar la historia, que la historia salga sin preguntarnos si tiene género, cómo la voy a contar, o cualquier otra cosa, sin pasarlo por la razón, es un ejercicio de soltar la historia, dejarla ir y a partir de ahí trabajar con ella, pero es importante escribir la primera historia sin detenernos, ya después vendrán las reescrituras necesarias”, dijo Lucía.


“Este vomito de escritura no debe ser en el guion sino en la línea argumental, en un territorio libre, donde incluso nos podemos sentar a descubrir la historia, donde podemos conectar con lo que escribimos, porque saldrán necesidades que no teníamos contemplado pero que podremos resolver en esta misma línea argumental, ya después entrará la razón”, agregó Martínez, quien también señaló que para la creación de personajes es necesario hacer un perfil psicológico, sociológico y fisiológico, lo cual permitirá construir personajes tridimensionales.


En la charla Lucía Carreras aprovechó para compartir algunos tips de escritura, como el hecho de que recurrir a clichlés y lugares comunes es algo natural, le pasa a cualquier escritor, “pero lo interesante es detectarlos, porque cuando uno piensa que ha escrito la mejor historia y que todo está bien, entonces estamos en medio de un cliché, entonces la clave es saber darle la vuelta, eso nos permite explorar y llegar a otros lugares”.



Por su parte, Rafa dio como tip poner mucha atención en el ritmo, lo cual tiene que ver con la lectura del guion, “porque la línea marcada por el ritmo al escribir es algo que se traduce en la pantalla”.


Tomando en cuenta que una película es un puente entre el comienzo y el final de una historia, “hay que saber diferenciar entre la resolución de la historia y el remate de la historia, así como entre el conflicto y el clímax de la historia”, coincidieron los guionistas.


En cuanto a los diálogos, señalaron que no deben ser esquemáticos ni verborreicos, “los diálogos no deben explicar todo lo que pasa”, dijo Carreras y puso como ejemplo la película El Hoyo, donde, dijo, los personajes se la pasan explicando todo lo que pasa, “los diálogos no deben ser reiterativos de la imagen o de la información, tampoco deben ser explicativos, solo deben filtrar información”.


En la sesión de preguntas y respuestas, también hablaron sobre el bloqueo creativo, “el bloqueo llega cuando empezamos a racionalizar la escritura, cuando ya no sabemos hacia dónde ir”, ante esto, recomendaron que en esos momentos de bloqueo se deje descansar el texto y sin abandonar la historia, pasar a otra cosa, como los personajes, o revisar el texto en cuestión dramática o de ortografía, para así poderla ver desde otro punto.


Así se desarrolló esta primera charla entre guionistas, quienes señalaron que son muchos temas los que se pueden abordar al hablar de escritura de guion y este fue un primer acercamiento sobre la creación de historias.



MÁS LEIDAS

Los Premios India Catalina anuncian a sus nominados 2020

POR ENCUADRES 06-03-2020 21:20:39

Eyelet revoluciona la forma de ver cine independiente

POR ENCUADRES 04-02-2020 17:05:22

Anuncian primera edición de POPCON

POR ENCUADRES 29-02-2020 19:14:07