Lluís Miñarro, el cineasta que provoca y desafía al espectador

POR: NANCY MORA

21-02-2020 17:55:18

Lluis Miñarro


A Lluís Miñarro, productor y director catalán representativo de la cinematografía independiente en España, le gusta provocar y desafiar al espectador, no le interesa hacer películas totalmente apegadas a un guion, porque para él lo ideal es lograr que todas las artes convivan, ese mestizaje que permite que una cinta tenga vida propia, que se enriquezca en cada una de sus etapas, desde la idea inicial, la escritura de guion, el rodaje y retroalimentación que existe con el espectador. Su más reciente película como director, Love Me Not, no es la excepción.

Indicó que muchas veces se acusa al cine de teatralidad, “pero a mi parecer todas las artes conviven, me gusta que haya referencias a la pintura, el teatro, la música, es bueno que todas las artes se mezclen entre sí, en mi caso, fui influenciado por Manoel de Oliveira, un cineasta decano del cine que tenía muy clara la idea de la caja escénica porque a través de ella se crea una especie de microcosmos en el que circulan los personajes”.


Miñarro sabe que el guion es un proceso importante por varios motivos, uno de ellos es la posibilidad de conseguir financiamiento para hacer la película, “es una herramienta útil para financiar pero también para organizar el rodaje, para que los actores comprendan a sus personajes, sin embargo, el guion no es un corsé para el cine, porque el cine para mí es un proceso creativo que comienza con las ideas, luego con el guion, la preproducción, el montaje y finalmente con el viaje que la película pueda hacer durante su exhibición”.


“El guion no es algo que deba seguir paso a paso, eso a mí no me interesa, al hacer cine me gusta que durante el proceso de rodar una película intervengan todos los elementos, el clímax que se crea al momento de estar en el set, el aporte de los propios actores y el equipo técnico, que la película tenga vida propia, que posea eso misterioso o incomprensible, pero esa es la cualidad del arte, que cada quien tenga una sensación distinta”.


Luis Alberti Love me not


En el caso de Love Me Not, su segunda película de ficción como director, Lluís Miñarro retoma un personaje mítico como Salomé para abordar temas como el amor, la guerra y la sexualidad. Dividida en dos actos, la película comienza en el año 2006 y sigue a un destacamento militar de Oriente Medio, mientras el resto ocurre en la actualidad. No tiene una estructura lineal y está llena de simbolismos y metáforas. 


LOVE ME NOT


Lluís Miñarro escribió el guion de Love Me Not en colaboración con Sergi Belbel, con quien también co-escribió Stella cadente (2014), “yo escribí una primera versión y después le pedía Belbel que me ayudara, él tiene una visión de dramaturgo y eso me ayudó a contrastarla, incluso eso dio un mayor peso a personajes como los soldados Hiroshima y Nagasaki, que no existen en la versión original”.


“Un personaje de gran fuerza dramática como es Salomé, presente en la Biblia luego en la obra de Oscar Wilde y en la ópera de Strauss y en la pintura, me atrajo para poder darle la vuelta para actualizar la historia y contarla desde otra perspectiva, ponerla en una problemática actual como puede ser la defensa de la diversidad, el género, mi intención fue recuperar un mito clásico para situarlo en la actualidad en un contexto bélico”, explicó Lluís Miñarro.


Consideró que los temas de género son poco abordados en el cine, a pesar de su importancia, “en realidad aún existen muchos miedos y cosas que resolver en torno a la sexualidad, lo cual tiene que ver con nuestro entorno educativo y las creencias judeocristianas que determinan que el sexo debe ser abordado de una manera específica, relacionada siempre con la procreación y está demonizada la sexualidad del individuo, lo cual es una problemática mundial”.


La Salomé que todos conocemos está relacionada con una idea diabólica de amor y muerte, aseguró el cineasta, por lo que su intención en Love Me Not es ridiculizar esa idea, demostrar que la sexualidad de los cuerpos es algo interesante y que hay que respetar, “por ello en la película se muestran desnudos tanto de hombres y mujeres pero con una perspectiva estética y de normalidad”.


PRIMERA VEZ EN MÉXICO


Love Me Not fue filmada gran parte en el desierto de Chihuahua, México, y cuenta con la participación de actores mexicanos como Luis Alberti, Hugo Catalán y Fausto Alzati, lo que Miñarro describe como un proceso enriquecedor, “que haya sido filmada en México responde a distintos motivos, entre ellos la idoneidad para la propia historia, yo necesitaba un desierto y lo encontré en Chihuahua, de no ser así hubiera tenido que ir a filmar a Irak; también importa la resolución técnica y México tiene profesionales en todas las áreas, quizá en el desierto de Namibia no hubiera encontrado ni cámaras y bueno, ya que tenía todo esto a mi favor, aproveché el elenco adecuado para la película”.


LLuis Miñarro Love me not


El cineasta tuvo en mente a Alberti desde que inició con la escritura de la historia, “necesitaba cierta duplicidad en los personajes y conociendo el trabajo tanto de Alberti como Alzati tienen muy bien manejados diversos matices, y si a eso le agregas que Carlos Reygadas es muy amigo mío y me pedía hacer algo en México y que un productor como Julio Chavezmontes entendió perfecto el tipo de película que quería hacer, pues resultó ideal esta primera experiencia en México”.


Finalmente, Lluís Miñarro nos compartió su deseo porque Love Me Not encuentre su propio camino con el público, desde su estreno en el Festival de Cine de Rotterdam hasta ahora su estreno comercial en salas mexicanas ha recibido diversos comentarios como aquel en el que terminando una función en España un matrimonio le comentó –sin saber que él era el director- “oye es que nunca he visto nada igual… lo cual se puede interpretar de muchas maneras, pero eso es lo importante, porque sé que la película es muy intensa y desafiante, pero también sé que es una película muy bella desde el punto de vista visual y que permite jugar con ella, yo quiero que la gente la vea y ya sea que se entusiasmen o no les guste y la critiquen”.


SIEMPRE HAY PROYECTOS EN PUERTA


Lluís Miñarro ha sabido combinar muy bien su trabajo como productor, escritor y director, cuenta con más de 40 películas y documentales producidos, y entre sus proyectos más cercanos está involucrado como co-productor de dos largometrajes: la película italiana La Mirada Luminosa,  que dirige Fabrizio Ferraro y se encuentra en fase de montaje y postproducción, por que espera esté terminada en 2021. El segundo proyecto es una ficción, Un blues para Teherán, película que rinde homenaje al pueblo iraní, dirigida por el periodista Javier Tolentino, la cual se encuentra ya en rodaje.


A la par, Miñarro se da tiempo para desarrollar el guion de su siguiente película, que aún no tiene título y considera por los menos dos o tres años más para poder terminarla y muy probablemente rodarla nuevamente en México.


“Tengo muchas cosas en mente, quizá más de las que el tiempo me permite, pero hay mucho talento necesitado de apoyo, así que se hace lo que se puede, siempre siendo coherente y respetando el cine como arte, no como negocio”, finalizó.




MÁS LEIDAS

Hari Sama: el cine como reflexión y rebeldía personal

POR NANCY MORA EN MORELIA 31-10-2019 18:12:00

Bruno Santamaría, intuición y empatía al hacer cine

POR NANCY MORA 06-05-2020 18:26:44

Tupamaro: Guerrillas Urbanas, la redención del “Chino” Carias

POR NANCY MORA 28-04-2020 13:55:21