El cuento de las comadrejas, un tributo al cine desde la comedia

POR: MARÍA DEL CARMEN VARELA

23-07-2019 13:19:34

El cuento de las comadrejas


Para aquellos que estén hartos de ver arañas, leones, dinosaurios y hasta juguetes en las salas de cine, no pueden perderse una coproducción argentino-española que recién se estrenó en salas de cine de esta ciudad, se trata de El cuento de las comadrejas, un remake de Los muchachos de antes no usaban arsénico, que bajo la dirección de Juan José Campanella (Metegol, 2013) y (El secreto de sus ojos, 2009) ha cobrado nuevo brillo.

Si bien en su estreno en 1976, bajo la dirección de José A. Martínez, adquirió popularidad, esta nueva versión promete no quedarse atrás gracias a un guion bien cuidado, que aunque deja pasar dos que tres clichés, se defiende en el desarrollo de la trama, al pasar con éxito del drama a la comedia, y hasta el thriller.


Graciela Borges interpreta a una diva (Mara) en el retiro que convive con tres hombres: su marido Pedro (Luis Brandoni), su director Martín (Marcos Mundstock) y su guionista Norberto (Oscar Martínez); la relación de amor-odio que desbordan es el detonante de un ácido diálogo tripartita en medio del cual va sucediendo la vida, que se ve de pronto irrumpida por un par de jóvenes ambiciosos (Nicolás Francella y Maru Zapata), que son signo de una nueva época.


Una mansión llena de recovecos, ecos del pasado y de un secreto que los une, es el marco en el que transcurre la mayor parte de la acción, marcada por las manías, las rutinas, los silencios que se ven alterados por la seducción de quienes pretenden despojarlos de mucho más que su patrimonio, de sus recuerdos.


Es una especie de juego de ajedrez, en el que simuladores amateurs, confiados en su cinismo juvenil, se enfrentan a simuladores profesionales, cuatro ancianos que gozaron de la miel de su éxito en el Séptimo arte, quienes más que nunca deben mostrar por qué se consideran buenos en su oficio.


Graciela Borges


La película, estrenada en mayo en Argentina y este mes en España y otros países de habla hispana, entre ellos México, cuenta con sólidos argumentos, como el excelente manejo de cámaras y la ambientación en interiores, para introducirnos en una época ya ida, en un mundo cinematográfico que dejó atrás viejas glorias y tal como la protagonista, se asoma de vez en cuando para ser homenajeado.


Destaca la química de un elenco que se divierte inevitablemente en la representación de un montaje que remata con mordaz humor e irónica inteligencia una reflexión vital sobre el papel de los adultos mayores en las sociedades contemporáneas; la modernidad de los complejos habitacionales contra la tranquilidad de las casas de amplios espacios y jardines; de lo antiguo contra lo moderno y de lo viejo contra lo joven.


En medio de todo eso, la solidaridad, la lealtad, el amor y la amistad son valores que se exhiben como parte inevitable de la convivencia, aún cuando ésta sea agridulce y llena de constantes hartazgos y reconciliaciones.


Juan Jose Campanella


Igual que su protagonista, Campanella es ganador de un premio Oscar, obtenido éste en 2010 por El secreto de sus ojos, en la categoría de Mejor película de lengua no inglesa. Con este remake, en el que la historia apenas se altera por la inclusión de un par de agentes de bienes raíces, el cineasta regresa a la ficción para sostener un diálogo con su público, en el que todo fluye, tanto la risa como alguna que otra conmovida lágrima.


Vale la pena apreciar igualmente la música de Emilio Kauderer y la fotografía intimista y llena de matices de Félix Monti. Sin duda una opción para aquellos que desean ver cine y no sucumbir ante la oferta vacacional de verano que prácticamente está centrada en niños y jóvenes.



MÁS LEIDAS

Sueño en otro idioma: cuando el lenguaje es el amor

POR SAÚL ARELLANO MONTORO 21-04-2018 11:03:21

La Negrada, el rostro de otro México

POR ALEX VANSS 14-08-2018 13:42:45

El Vigilante, una cinta a la que no le hace falta nada

POR ALEX VANSS 28-03-2018 19:56:16