Oblatos, historia de un movimiento que merece ser recordado

POR: VIOLETA ROJAS

04-04-2019 16:57:13

Oblatos critica


Oblatos. El vuelo que surcó la noche, documental dirigido por Acelo Ruiz permite conocer a un grupo de jóvenes valientes que a pesar de sus miedos se entregaron al ideal de un país más justo por medio de un movimiento rebelde, sin someter a discusión si es la mejor vía o no.

Siempre se espera que estas luchas sean trascendentes, una de las intenciones de este trabajo fílmico es alentar al público para que la disidencia y la valentía siempre les acompañe.


Este documental está contextualizado en la década de los 70, un periodo conocido como la Guerra Sucia por la represión del Estado mexicano en contra de movimientos estudiantiles que se transformaron en grupos armados y guerrilleros (después de la masacre de estudiantes el 2 de octubre 1968 y otra en 1971).


El trabajo de Acelo Ruiz comenzó en 2014 durante las clases de documental en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), la narrativa está construida con entrevistas e imágenes de los protagonistas quienes son seis guerrilleros que se fugan de Oblatos, prisión situada en Guadalajara; dando un peso fundamental al preámbulo de la fuga: ¿cómo llegaron a prisión? ¿qué crímenes cometieron que ameritaron la pérdida de su libertad y el sometimiento a la tortura por parte de las autoridades?


Los entonces estudiantes frente a una cámara deciden compartir los recuerdos de aquella época; dentro de muchas ideas que valen la pena ser escritas podemos rescatar el miedo y las situaciones de violencia en los que han crecido, así como la reflexión tan vieja y no resuelta sobre la inexistente igualdad de oportunidades en nuestro país.


Nacer y crecer en un lugar donde la sociedad no garantiza un futuro promisorio llevan al cuestionamiento sobre la disparidad en los accesos a los recursos que garanticen un bienestar social. ¿Por qué nosotros éramos pobres y por qué no tenías las mismas oportunidades que otros sí? 


Oblatos El CCC


Con esta ideología se crearon lazos fuertes de amistad que sirvieron para organizarse y posteriormente convertirse en el Movimiento Estudiantil Revolucionario (1969-1971), cuyo objetivo fue deshacer a la Federación de Estudiantes de Guadalajara, institución que de acuerdo con los testimonios estaba al servicio del gobierno y no cumplía con su función adecuadamente.


Los testimonios hablan de un reclamo y una búsqueda de un bien común, los diálogos se expresan con tintes de nostalgia y rabia al enfrentarse con la realidad: “Yo creía que las cosas eran como tienen que ser, en la justicia, la legalidad y luego me di cuenta que no”.


Está demás contar con detalles, la serie de torturas a las que fueron sometidos los estudiantes, la desacreditación que el gobierno siempre otorgó a estos grupos al catalogarlos como “personas de bajo desempeño, con lento aprendizaje, inadaptados sociales, de hogares en proceso de separación y propensos a la promiscuidad sexual, homosexuales y lesbianas” y con toda la serie de adjetivos que la moralidad justificara que eran acreedores a la cárcel, la desaparición y la tortura.


La Liga Comunista del 23 de septiembre, (nombre del grupo al que pertenecían los personajes) tenía la finalidad de cambiar el sistema político y una idea firme, “no luchar para morir, sino para vivir bien”. La consecuencia fue la represión, los estudiantes fueron encerrados y aislados del resto de la población para evitar que sus ideas influenciaran al resto y una posible rebelión. La resignación no nunca fue una vía en absoluto para ellos, bajo el lema “la cárcel, o es tumba de cobardes o cuna de revolucionarios” deciden fugarse.


No se trata en para nada de una fuga cliché de las grandes pantallas, este escape es completamente circunstancial y bien augurado por un golpe de suerte al descubrir una falla en la estructura del edificio en el que se encuentran. Lo peor que podría pasar sería permanecer ahí hasta el último día de tu vida.


Oblatos Acelo Ruiz


Es una cinta bien contada, con la influencia académica del CCC por la estructura que tiene. Es importante citar las palabras del director sobre la función del cine y el documental en particular, “te permite vivir cosas que no te corresponden vivir, poder conocer otras historias fuera de tu tiempo”; agregaría que muchas veces siguen vigentes.


Probablemente siempre que son abordadas problemáticas sociales y hacemos la comparación con nuestro tiempo, puede llegar a ser desalentador que a pesar de haber caminado 50 años en la historia, se repitan estos mismos patrones de represión ante la búsqueda da la utopía de la igualdad social o la justicia; estos temas sin resolver ni siquiera desde lo conceptual, nos recuerdan el inmenso trabajo pendiente por hacer.



MÁS LEIDAS

Sueño en otro idioma: cuando el lenguaje es el amor

POR SAÚL ARELLANO MONTORO 21-04-2018 11:03:21

La Negrada, el rostro de otro México

POR ALEX VANSS 14-08-2018 13:42:45

El Vigilante, una cinta a la que no le hace falta nada

POR ALEX VANSS 28-03-2018 19:56:16