De Panamá para el mundo, el genio musical de Rubén Blades

POR: MARÍA DEL CARMEN VARELA

16-03-2019 18:17:47

Yo no me llamo Ruben Blades


Neoyorkino por adopción, pero panameño de Corazón, el salsero Rubén Blades es un ícono de toda América que llegó para quedarse, como lo evidencia Yo no soy Rubén Blades, documental con el que este jueves abrieron las proyecciones de la 26 edición del Festival de Cine Latino en San Diego, California, que muestra al ídolo de carne y hueso, su evolución y actuales inquietudes.

Dirigido por el también panameño Abner Benaim, Blades comparte con el público como fue creciendo en la música y en la vida que siempre “te da sorpresas, sorpresas te da la vida”, y en ese espíritu es que se ha dejado sorprender cambiando su título de Leyes en Harvard, para convertirse en mensajero en Discos Fania, la mayor productora de salsa en Nueva York, y al poco tiempo firmar como una de sus estrellas musicales.


O como la de conocer ya de adulto a un hijo nacido fuera del matrimonio con el que la vida le da una nueva oportunidad de experimentar la paternidad, tener nietos y revalorar su legado.


Con 70 años de edad, 50 de carrera, más de 40 discos y 17 premios Grammy, Blades es, no obstante, un tipo sencillo, que no olvida sus orígenes y explota lo más importante de su formación familiar; un tipo talentoso que siempre ha trabajado por lo que desea y que en el escenario es un músico excepcional, cantante y compositor de innumerables éxitos que han marcado el cancionero latinoamericano en el mundo.


“Pedro Navajas”, “Plástico”, “Juan Pachanga”, “Buscando Guayaba”, “El cantante”, “Pablo Pueblo” y “Maestra vida” son sólo algunos de los temas que le han valido ser un hombre exitoso y querido por la gente, que lo mismo abarrota el Zócalo de la capital mexicana, que el Jazz at Lincoln Center de Nueva York.


Ruben Blades San Diego


El material, de 85 minutos de duración, incluye un recorrido del propio Blades por los barrios de su natal Panamá; y momentos icónicos en Colombia, Puerto Rico, Nueva York y México, que reconstruyen su paso por la música; también testimonios diversos de colegas como Willie Colón, con quien se asoció en sus primeros años como artista; Gilberto Santa Rosa, Celia Cruz y Héctor Lavoe; pero también con gente como Sting o Paul Simón, para quienes es un maestro, con el muy merecido mote del intelectual de la salsa.


Así, entre sabrosas anécdotas y una excepcional banda sonora, se va integrando la leyenda que es Blades, ese cuya cumbre se cimentó en los años 70, cuando probó combinar “el escapismo de la música tropical con la crítica social”, dando un giro definitivo al género, catapultándolo a lo más alto en Nueva York.


Ese que además ha incursionado en el Cine, con participación en un sinnúmero de producciones, entre ellas, “The counselor”, “Safe House”, “Secuestro express” y “Once Upon a Time in Mexico”, por mencionar sólo las más recientes.


El intérprete de Daniel Salazar en “Fear: de Walking death”, quien fuera candidato presidencial en Panamá en 1994 y ministro de Turismo de su país de 2004 a 2009, asegura que se trata de un trabajo necesario por “tener ya hoy más pasado que futuro”. Es una parte de su testamento, que hoy puede escribir de manera lúcida, antes de mutar y convertirse en un Rubén Blades reloaded, ya que su intención es moverse en otra dirección.


De ahí que actualmente esté grabando lo mismo cortes de jazz, que de rock y de funk, experimentando con esa genialidad musical y multi-instrumental con la que espera dar un nuevo paso en su exitosa carrera, sin perder su ruta, que es la de la innovación constante.


Ruben Blades documental


El documental es una coproducción Panamá-Argentina- Colombia, dirigida por Abner Benaim, quien también hace el guion, y cuenta con una afortunada fotografía de Mauro Colombo y Gastón Girod. Destaca también la edición, que hacen de este material un retrato acabado, que va más allá del elogio, exhibiendo la complejidad de la fama de esta estrella musical.


En la jornada inaugural, el 26 Festival de Cine Latino de San Diego proyectó también el drama peruano “De aquí soy”, la cinta México-colombiana “Cómprame un revolver”; y la colombiana “Somos calentura”, entre otras. Este día, el cartel presenta las mexicanas “Cría puercos”, “Yo Fausto”, “El ídolo” y la selección de cortos “México raro y querido”; además de la paraguaya “Las herederas”, la cubana “Amigo skate, Cuba” y la argentina “Rojo”, entre otras.