La gran aventura LEGO 2: la fantástica espontaneidad

POR: MAURICIO HERNÁNDEZ

14-02-2019 11:50:42


Anunciada inicialmente como una “película basada en las figuras de LEGO” -así, sin más detalles-, La gran aventura LEGO (2014) fue una gran sorpresa cinematográfica. Su brillante argumento del camino de un ser ordinario a héroe con una precisa crítica social, combinado con un encantador ingenio y una canción que trascendió a la cultura popular -¡Todo es increíble!-, fascinó a todo aquél que le dio una oportunidad, tanto, que su rechazo de los Premios Oscar en la categoría de Mejor Película Animada, fue motivo de un reclamo popular.

Ahora dirigida por Mike Mitchell (los directores originales, Phil Lord y Chris Miller, se sólo hacen de productores), la cinta retoma desde el final de la anterior para elaborar los conflictos centrales. En el mundo real, las figurillas de la pequeña hermana se juntan/chocan con los del niño que apareció en la primera entrega, es decir, colisión de mundos -en cierta manera-; en la ficción, este encuentro destruye Ladriburgo, convirtiéndolo en un escenario apocalíptico y haciendo que todo deje de ser increíble. Este nuevo panorama en la ciudad requiere rudeza para sobrevivir a los ataques de los alienígenas del Sistema Hermania, pero, como sabemos, el protagonista Emmet (Chris Pratt) es el muñequito -literalmente- más dulce de ese mundo. Esta extrema bondad comienza a incomodar a Lucy (Elizabeth Banks), su ruda compañera, quien junto con otros de sus amigos, es secuestrada por la Reina Watevra Wa-Nabi (Tiffany Haddish) para que asistan a su ceremonia matrimonial. Así pues, Emmet deberá madurar para rescatar a todos.


En apariencia y esencia, este es un argumento con una carga más amena que la anterior… y sí, lo es. Como dijimos, lo distinguió a su antecesora fue el trasfondo maduro disfrazado con el tratamiento amigable. Ahora, el adecuado comentario social fue sustituido con una aleatoriedad encantadora para desarrollar la trama por ambos frentes, ficción animada y mundo terrenal, que incluso llegan a intercalarse en algunos momentos. 



Es decir, el héroe constituido en la primera entrega debe confirmarse y endurecerse para enfrentar el peligro de los invasores, hilo conductor elaborado con gran creatividad, tanto en la adjetivación en pantalla como en el progreso de los personajes, que permite observar el cambio del estelarista de pobre diablo optimista a perspicaz guerrero (traicionando su esencia) con la ayuda de un -muy- cercano compañero, Rex (igualmente interpretado por Chris Pratt). Esta épica hazaña es contenida por lo que pasa en la realidad, que es simplemente la lucha por el sótano de juegos y el deseo de la niña pequeña de jugar con su hermano al tratar de unir ambos universos -los juguetes de él y de ella-. Ingenio puro para LEGO en juguetes y en cine.


Si bien, la primera aventura impresionó por la calidad de la animación que aún obedecía al movimiento que haría una pieza LEGO en la vida real con la ayuda de una persona (cuando se mueve con las manos), considero que aquí se supera ese trabajo por la apariencia de los escenarios y la tremenda imaginación fílmica para emular un diseño de arte y fotografía, creando algunos cuadros espléndidos e incluso elegantes. Esa misma chispa se refleja en el libreto, el cual se da todas las licencias de su productora para añadir referencias a su mosaico de personajes y situaciones, algunas siendo hasta desconcertantes -sin dejar de lucir frescas-, rayando la franca locura.


Es común que las secuelas se comparen con la cinta original, especialmente si ésta fue buena. Tiene sentido, pues si hubo virtudes iniciales, se espera que se mantengan. No podría decir cuál es la más provechosa, pues creo que ambas tienen rasgos notablemente distintos. La gran aventura LEGO es de un carácter más adulto -por decirlo de alguna forma-, sin dejar de ser amena. La gran aventura LEGO 2 es una cinta maravillosamente inventiva que deja algunas notas conmovedoras sobre la espontaneidad y la personalidad, incluso con el agradable matiz familiar. Todo sigue siendo increíble.



MÁS LEIDAS

Sueño en otro idioma: cuando el lenguaje es el amor

POR SAÚL ARELLANO MONTORO 21-04-2018 11:03:21

La Negrada, el rostro de otro México

POR ALEX VANSS 14-08-2018 13:42:45

El Vigilante, una cinta a la que no le hace falta nada

POR ALEX VANSS 28-03-2018 19:56:16