Lo mejor de 2018: películas mexicanas dirigidas por mujeres

POR: NANCY MORA

28-12-2018 13:34:57

peliculas mexicanas dirigidas por mujeres


Este 2018 ha sido un año significativo para las mujeres dentro de la industria cinematográfica y esto es visible en distintas áreas, como ejemplos podemos mencionar que ahora una mujer cineasta –María Novaro–  será la encargada de dirigir el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE); este año el Festival Internacional de Cine de Morelia, uno de los más importantes del país, tuvo una destacada presencia femenina, además de estar dirigido por una mujer, mismo caso es el de Los Cabos Film Festival, que este año tuvo como directoras a Maru Garzón y Alejandra Paulín con una muy buena edición.

El terreno de la realización no fue la excepción, por ello en Encuadres queremos reconocer el trabajo fílmico de las directoras, con las cinco películas que más nos gustaron.


LA CAMARISTA, de Lila Avilés. La protagonista de esta historia es, como el título lo sugiere, una camarista con una personalidad cuadrada, ella solo piensa en trabajar, en su hijo, en obtener un mejor piso que limpiar y un vestido rojo. Se trata de un gran personaje personificado por la actriz Gabriela Cartol en quien recae la totalidad de la película al estar a cuadro practicamente los 102 minutos que dura el filme, ella  encarna esta mujer cuya personalidad va cambiando progresivamente bajo la influencia de un personaje totalmente opuesto a ella a quien en el filme conocemos como Minitoy, interpretado por Teresa Sánchez . Una cinta que destaca el trabajo de edición y la creación de atmósferas que si duda le dan una personalidad que la separa de cualquier otra película mexicana del 2018. Sin duda de los grandes descubrimeintos del año.



TAMARA Y LA CATARINA, de Lucía Carreras. Una gran película de personajes bien delineados, de  tres mujeres que comparten el abandono de distintas formas: Tamara, interpretada por Ángeles Cruz,  una mujer que tiene una discapacidad y es abandonada de la noche a la mañana por su hermano; Doña Meche, interpretada por Angelina Peláez, la señora que vende quesadillas y que representa de alguna manera el abandono de la sociedad a estas personas, y  la encantadora bebé que sufre el abandono inconsciente  de sus padres,  porque ellos trabajan en un puesto de periódicos y la dejan acostadita a la buena de dios, y así como un día Tamara la ve y se la lleva. Se trata de una película que estruja el corazón, nadie queda indiferente ante una realidad que muchas veces preferimos omitir, porque uno de los mayores aciertos de Carreras es precisamente visibilizar a este tipo de personas y lo hace de una manera sutil y digna, muy alejado del melodrama telenovelero. 



LOS ADIOSES, de Natalia Beristain. Hay que aclarar que no se trata de una biografía de la poeta Rosario Castellanos, sino de una aproximación a su vida como literata y como una mujer que amó profundamente a un hombre, Ricardo Guerra. Esta ficción se centra en la relación de Rosario y Ricardo, en la que hay amor pero también hay celos y chantajes. Además de mostrarnos como una mujer de esa época tenía que luchar contra el machismo y contra toda la sociedad que no veía nada bien que una mujer fuera independiente y destacara. Esta película revalora a una de las mejores poetas y de las primeas feministas de este país, y lo hace a través de escenas sumamente cuidadas, una dirección que da cuenta del buen camino que está tomando Beristain y del extraordinario trabajo de la actriz Karina Gidi, quien demuestra una vez más que tiene todas las tablas para hacer este y cualquier tipo de personajes de la mejor manera.



LAS NIÑAS BIEN, de Alejandra Márquez. Esta película retoma extractos del libro homónimo de Guadalupe Loaeza, sobre la historia de un grupo de mujeres de clase alta en la década de los 80, pero se centra en una de ellas, Sofía, interpretada por Ilse Salas, cuya vida se transforma a partir de que pierde su dinero a causa de la devaluación económica y entonces se da cuenta que todo su mundo gira en torno a una posición social y vive el miedo a ya no pertenecer a elle, quedar excluida. A lo largo de la película somos testigos del proceso por el que atraviesa Sofía, en el contexto social, económico y clasista que se vivió en esa época, vemos como una mujer puede perder todo lo material pero se niega a perder su dignidad y es capaz de mantener las apariencias hasta el último momento.



ANTES DEL OLVIDO, de Iría Gómez Concheiro. Aunque no ha tenido una corrida comercial aún, esta película que en un inicio se llamó Los inquilinos, se estrenó en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia. Gómez Concheiro, a quien recordamos por cintas como Asalto al Cine, vuelve a tomar un problema social para crear esta historia, en este caso sobre el desalojo de una vecindad donde se planea construir un centro comercial, haciendo referencia a los desalojos masivos que tuvieron lugar en Centro Histórico durante la década de los 20; éste es el punto de partida para compartirnos la historia particular de cada vecino que ve amenazado su hogar, el lugar donde nació y creció, así como de la solidaridad para defender lo suyo y de la unión que existe sin importar la edad, porque tanto ancianos como jóvenes se unen para evitar el despojo.


Antes del olvido