Jirón de niebla, continúa la sombra de Taboada

POR: ISRAEL YERENA CRUZ

24-10-2016 00:33:44


La cinta Jirón de niebla, del director Julio Cesar Estrada, fue la encargada de inaugurar la más reciente edición del Feratum Film Festival. Esta película, comenta Estrada, parte del proyecto original del director Carlos Enrique Taboada, la cual, se dice pudo haber sido su quinta película de terror, pues de ésta no se encontró nada más que dos fragmentos de la cinta y nunca fue estrenada.


Ahora, Julio Cesar Estrada, quien ya también ha llevado a cabo el remake de El libro de piedra, toma las riendas de esta nueva cinta y construye una historia que, en sus palabras, “no es un remake ni un homenaje, es una historia que se apega mucho más a lo que merece Jirón de niebla”. Así, está película muestra la historia de Daniel (José Ángel Bichir), un joven que vive bajo la terrible opresión de su tía (María Rojo), quien durante años ha infringido sobre él terribles maltratos. Sin embargo, el joven, harto de esta situación, en un arranque de ira la asesina, aunque el verdadero problema es cuando la gente que lo rodea comience a decirle no sólo que ha visto a su tía en los alrededores, sino que, incluso, ha hablado con ella, aun cuando el joven sabe que él mismo emparedó el cadáver de la mujer dentro de su casa.


De esta manera, el director Estrada nos presenta una historia que, su mayor mérito, es mantener siempre la tensión en el espectador al no saber o, mejor dicho, al compartir la tensión que sufre el personaje principal, pues al igual que él, la duda de no tener claro si lo que se está mirando es un thriller, un terror psicológico o una historia de fantasmas, no se disipa sino hasta el final de la cinta. Esto se logra gracias al ambiente de suspenso que se mantiene desde los primeros minutos del filme, pues a partir de ahí, y gracias sobre todo a la actuación de María Rojo, la película tiene un ambiente de gran pesadumbre no sólo por las situaciones que van desde el maltrato físico a las represiones sexuales, sino también por el ambiente sombrío que ésta maneja en casi toda su duración, lo que ocasiona que la angustia sea el eje principal de la obra.


Asimismo, la manera en que se juega con las escenas y encuadres, los cuales hasta cierto punto dan sutiles pistas de lo que está ocurriendo en realidad en la vida del protagonista, funcionan bastante bien sólo para dar la información necesaria para mantener la trama y que el final consiga ser sorpresivo. Por otro lado, si bien Estrada comenta que esta película no es ni un remake ni mucho menos un homenaje a Taboada -manteniendo sólo el título del material original-, e independientemente que la película no se haya estrenado, está bastante claro que si bien pretende ser una obra original, la presencia y esencia de Taboada están presente de principio a fin, pues el juego de sombras que él siempre mantenía en sus películas e incluso algunas escenas y encuadres que hacen recordar a otros filmes como Más negro que la noche continúan estando presentes en esta cinta.



De la misma manera, para quien esté relacionado con este género podría parecer una cinta con bastantes similitudes a varías obras que van desde lo Hitchcokiano con su obra más celebre Psycho, hasta el ambiente lúgubre de Edgar Allan Poe con su famoso cuento El gato negro, que si bien pueden ser meras coincidencias o quizá inspiraciones, no dejan de ser bastante apegados.


Está claro que aunque nunca se verá la cinta original –y quizá lo más cercano a conocer algo de ella sea el documental de Christian Cueva- tendremos que aceptar a la película de Estrada como uno de sus trabajos propios y con la cual se deslinda de Taboada. Sin embargo, aunque ni remake ni homenaje, aún continúa con la sombra acechante de Carlos Enrique al presentar una película de la cual, si bien no fue proyectada, sí se tiene constancia de la existencia de dos cintas que fueron encontradas: la primera con los primeros cinco minutos de grabación y, la segunda, con cerca de 45 minutos. Por lo cual, es válido preguntarse qué tanto de lo que muestra Jirón de nieblaes Taboada, y que tanto Estrada.



MÁS LEIDAS

Sueño en otro idioma: cuando el lenguaje es el amor

POR SAÚL ARELLANO MONTORO 21-04-2018 11:03:21

La Negrada, el rostro de otro México

POR ALEX VANSS 14-08-2018 13:42:45

El Vigilante, una cinta a la que no le hace falta nada

POR ALEX VANSS 28-03-2018 19:56:16