Sexy por accidente o el falso poder femenino

POR: NANCY MORA

31-05-2018 19:59:32

Sexy por accidente

Cuando vamos a ver una película en la que el tema central es una mujer cuyo cuerpo no cumple con los cánones de belleza establecidos y eso le causa gran inseguridad, pero que por cierta situación extraordinaria y como por arte de magia, un día abre los ojos y se siente la mujer más sexy del mundo, lo que esperamos es que dicha película no caiga en los clichés, que no sea moralina y esté llena de mensajes de superación personal, desgraciadamente Sexy por accidente (I feel pretty) no se salva de caer en todo lo anterior.

Ahora bien, cuando sabemos que dicha película es protagonizada por una standupera y comediante como Amy Schumer, a quien conocimos por su programa Inside Amy Schumer y después en películas como Esta chica es un desastre (2015) y Viaje Salvaje (2017), lo que esperamos es que se trate de una película que nos haga reír y que nos muestre el crecimiento de la actriz, sin embargo, Sexy por accidente tampoco cumple del todo con esto.


Vamos por partes, el hilo conductor de Sexy por accidente es Renee Bennet (Amy Schumer), una mujer de mediana edad que lo que más desea en la vida es ser bonita y solo así poder trabajar en el lugar que siempre ha deseado, entrar a las fiestas a las que nunca es invitada y tener a su lado al hombre de sus sueños, y es aquí donde la película cae en el primer cliché: para tener todo lo que deseas debes ser bonita y delgada.


Sigamos con la historia, un día Renee en su afán por conseguir el cuerpo deseado se inscribe en un gimnasio, donde la maestra de spinnig lanza repetidos mensajes motivacionales, pero Renee se cae, se golpea muy fuerte la cabeza y cuando despierta algo mágico e inexplicable ha pasado: ella se ve al espejo como la mujer más bonita y sexy del mundo –una fórmula que ya hemos visto en películas como Casi 30 y Este cuerpo no es mío o Amor ciego, por mencionar solo algunas, la diferencia es que en  Sexy por accidente no hay un cambio físico real, todo lo que Renee ve está solo en su cabeza.


Amy Schumer


A partir de este momento como espectador esperas que el ritmo de la película sea fluido, que las situaciones –siendo una comedia- te hagan morir de risa, y aunque hay situaciones que si sacan una que otra risa, en realidad nos queda a deber mucho en este sentido y en gran medida se debe a un guion poco sólido, sin que aporte nada nuevo pero que en ocasiones si cae en situaciones bastantes predecibles, tan predecibles como también lo es el final de la historia.


Lo más rescatable es la propia Amy Schumer que nos regala una actuación relajada, convincente y empática con el espectador, así como el cameo de Naomi Campbell y la actuación de Michelle Williams, quien se desenvuelve bastante bien en los terrenos de la comedia.


Así, Sexy por accidente, escrita y dirigida por Abby Kohn y Marc Silverstein, se queda como una buena película palomera, de esas que ya hemos visto en repetidas ocasiones, que nos sacará una que otra risa, pero nada más.



MÁS LEIDAS

Sueño en otro idioma: cuando el lenguaje es el amor

POR SAÚL ARELLANO MONTORO 21-04-2018 11:03:21

El Vigilante, una cinta a la que no le hace falta nada

POR ALEX VANSS 28-03-2018 19:56:16

Paddington 2, arrancando sonrisas

POR ALEX VANSS 30-01-2018 13:35:26