Star Wars Episodio VII: Los Últimos Jedi (Parte I)

POR: SAÚL ARELLANO MONTORO

21-03-2018 04:57:21


No hay duda alguna ya. La maquinaria Disney para mantener una de las franquicias compradas más exitosas de la historia del cine contemporáneo se mueve lenta pero inexorablemente – como un AT-AT si me permiten la comparación - hacia terrenos de éxito y mucho ¡Mucho! Dinero en los años por venir.


Y para lograr eso, el mastodonte que representa la actual saga debe sacudirse el “equipaje” que viene arrastrando desde hace 38 años a partir del Episodio 7 The Force Awakens que marca el rompimiento generacional y los cánones establecidos por Lucasfilm cuando pertenecía a su creador: George Lucas.


Por supuesto que el cambio no puede ser de golpe ni tampoco ajeno a lo que ya conocemos; esa sería una jugada absurda para los genios de la mercadotecnia de Disney – no por nada llevan 95 años en el negocio del cine – que se confirma con lo que hemos visto en el Episodio 7 y ahora con el 8; una sutil separación que se presenta dinámica, emotiva y de mucha acción para convencer más a las nuevas generaciones y ser lo más respetuoso de tantos años de fidelidad con las generaciones que vieron en pantalla Star Wars en 1977.


Esto último no funcionó del todo debido a la oleada de criticas y desprecio que generó justo en esa manada de seguidores que crecieron – curiosamente - con la trilogía original a partir del ESB y hasta con ROTJ y que no dan una sola oportunidad a lo que muestra esta nueva saga que pretende terminar con lo tradicional para dar paso al nuevo objetivo de consumidores cautivos a partir del 2015: Los niños y adolescentes que crecerán teniendo esta nueva trilogía y las películas que saldrán en los años por venir.



¿Por qué? Pues porque la primera generación y las que le siguieron hasta los episodios I, II y III ya están capturados. Son compradores compulsivos de todo lo que sale con las siglas SW y aún cuando son los más mortales enemigos de lo que produce Lucasfilm bajo la protección de Disney, son también los que más dinero meten a las arcas del imperio dominado por el ratón Mickey. No hay mejor modo de conservar a esos fans que con productos que se presentan como “coleccionables” o “exclusivos” para seguir alimentando la flama del que se ampara a si mismo como “coleccionista” para disfrazar su compulsión de acumulador de productos etiquetados bajo las sacras palabras Star Wars.

Estos ya no importan.


El objetivo ahora es conquistar a los niños y adolescentes que aún cuando no generan sus propios ingresos – pues dependen de la “mesada” o “domingo” de los padres y abuelos – crecerán y repetirán los patrones perfecta y económicamente estudiados por los mercadologos de Disney de comprar una pieza de su pasado, un anclarse a la nostalgia al haber crecido no solo con esta trilogía de Disney sino con las películas paralelas o Spinn off que saldrán en el inter de dos años entre episodios como lo es Rogue One de 2016 y la de este año Solo.


En medio de esta vorágine apareció, con mejor fortuna que su antecesora, la película Episodio VIII LOS ÚLTIMOS JEDI cuyo estreno en pantallas mexicanas se dio en diciembre del año pasado lo que nos dejó un buen sabor de boca a la vieja guardia porque justo en esas fechas fue que se estrenaron en México los ahora episodios IV, V y VI. A la película le fue muy bien (¿Alguien lo dudaba?) en su exhibición normal pese a secuencias que resultaron inverosímiles dentro del universo Star Wars - por decir lo menos - y que regresará a los seguidores de la saga gracias a la salida comercial de las diferentes ediciones en FORMATO CASERO de la película a partir de este 6 de abril a nivel nacional.



LA FUERZA DESPERTÓ A PADAWANES Y ÚLTIMOS JEDI POR IGUAL


El encargado de seguir el camino de Rey hacía Luke Skywalker y que la general viuda Leia Solo este huyendo de sistema en sistema por la galaxia es el no muy consistente director Rian Johnson que supo llevar a buen puerto esta colosal nave en un episodio VIII que resultó mejor en varios aspectos importantes que el anterior dirigido por el experto J.J. Abrams.


Y antes de seguir aclaro: Abrams es un maestro de la narrativa del entretenimiento; lleva los mismos pasos de las mejores épocas de su mentor Steven Spielberg, pero el problema es que estuvo con grilletes creativos debido a que tenia que seguir con los conceptos pre-establecidos por la empresa para renovar el USW. Un guión que no le permitió mucho movimiento y una productora que lo tenía vigilado todo el tempo dio como resultado un refrito que navegaba entre lo tradicional y lo nuevo donde, como vengo diciendo desde el principio, la idea central es ir desapareciendo los iconos del pasado para dar espacio a los nuevos héroes y villanos.


Sí el Episodio 7: El Despertar de la Fuerza parecía una re-interpretación de A New Hope y Return of the Jedi, el Episodio 8: Los Últimos Jedi Jedi hace lo mismo con Empire Strikes Back yde nuevo Return of the Jedi en el sentido de las similitudes tanto narrativas como visuales. Johnson se mueve cómodamente la zona de confort que le brinda el guión que le fue autorizado por Lucasfilm , lo que le permite utilizar tanto recursos que anclan también este octavo episodio con el pasado como lo fue el Yoda hecho con un muñeco y no en CGI  como dejar claro que la dinastía Skywalker no es la única con sensibilidad en la Fuerza.  Y este es un gran acierto del director y que abre la oportunidad a una nueva serie de películas donde los protagonistas no tendrán nada que ver con Luke, Leia, los Jedis tradicionales y los eternos Sith donde, a menos que suceda otra cosa, el único nexo entre los Skywalker y las nuevas películas vendrá desde la rama malévola de Darth Vader y no Anakin ¿Será acaso una sutil forma de decirnos que todo lo anterior es perverso y eliminable y lo nuevo será el modelo a seguir?



¿Será que los nuevos portadores de la Fuerza no necesariamente deberán ser Jedis? ¿Tener un entrenamiento más o menos formal para poder utilizar las espadas de luz y manipular la Fuerza? Por lo visto no dado que nos dejan los ejemplos de Rey que después de todo resulto ser hija de unos chatarreros y no de Luke  o del niño al final de la película que usa la Fuerza de forma bruta para sobrevivir en el ambiente hostil de Canto Bight. De hecho, si nos ponemos “teóricos con el absurdo” parece como si Rey fuese la nueva esperanza de un grupo de nuevos usuarios de la Fuerza representados en este niño que al final ve al cielo estrellado nocturno y cuya sombra refleja un Jedi con sable en la mano. Puerta abierta a más películas por lo que se interpreta.


Y todo parece indicar que los iconos del pasado irán desapareciendo; primero Han (nos quedaron a deber su funeral), ahora Luke y sin duda que Leia es la siguiente.


Efectivamente, sobreviven los secundarios como Chewie y los robots C3PO y R2 que suponemos seguirán presentes pero no más allá de comparsas. Sin embargo, la idea de un Luke que aparezca como fantasma de la Fuerza para apoyar a Rey en su travesía a los caminos de la Fuerza en esta especie de nueva orden donde el mismo Skywalker a renegado de lo tradicional – una vez más, un golpe al pasado – de los Jedis pinta muy interesante de esperar. Sobretodo ahora que Kylo Ren a superado a su mentor en – eso si – el más puro estilo Sith: Asciendes al poder matando a tu maestro aunque en este caso Snoke no sea un Sith de linaje.


Aquí si se guardaron las formas por lo que podemos interpretar que la parte de los villanos será respetada aunque nos falta ver el ascenso de Kylo en la Nueva Orden que no quedó del todo clara luego del fracaso en el planeta Crait al escapar los rebeldes mientras “peleaba” con Luke quién, una vez logrado su objetivo y destino, desaparece como Obi Wan y Yoda en una de las escenas más hermosas de toda la saga de 8 películas hasta este año.

Una vez más, rompe con el pasado de forma respetuosa y honorable con la vieja generación de fans.



ADENTRANDOSE EN EL LADO OBSCURO DEL KITSCH Y LA ARBITRARIEDAD


Si preguntas a cualquier fan de la saga cual fue la parte más, digamos, rebuscada de The Last Jedi la respuesta será un 95% coincidente entre los seguidores: La Leia “Superpoderes” o “Mary Poppins”.


Y aún cuando ya habíamos visto a un maestro de la Fuerza volando en el espacio – Kanan Jarrus de Rebels en el episodio 3 de la tercera temporada – esta era una animación. Y aunque todo es posible en ese tipo de series del nuevo “canon” de Disney, ver volar a Leia en el espacio para regresar a la nave de donde fue expulsada por el disparo de un Tie Fighter, fue algo que tomo por sorpresa a todos los espectadores.


¿En que demonios estaba pensando Rian Johnson cuando escribió esa escena? ¿Que sería un sublime acto de la Fuerza para demostrar que Leia era tan poderosa como su hermano sin un entrenamiento previo? Me cuesta mucho trabajo pensar que Carrie Fisher haya muerto llevándose consigo esa escena que, lejos de ser épica y positivamente memorable en su carrera, resulto de una comicidad digna de Odisea Burbujas o El Chapulín Colorado.


De esto, en el orden del disgusto de fans, sigue la actitud de Luke como un Jedi que no supera su fracaso auto-exiliándose en una isla y que cuando Rey va a buscarlo para convencerlo, parece copia de acción viva  de Frozen y la escena de Ana con Elsa en “¿Y si hacemos un muñeco?”. En la medida que Rey y Luke van conviviendo vamos conociendo los motivos de la reticencia de Jedi en retiro para con la joven y el miedo al fracaso nuevamente. Esto fue simplemente fuera de todo contexto de lo que sabíamos del personaje durante todas estas décadas; de un plumazo le quitaron el temple y espíritu al penúltimo sobreviviente de la saga original en cuyos hombros recaía la esperanza – valga la expresión – de un renacer de la Orden Jedi. Lo bueno es que hubo un golpe de timón para regresar la dignidad tanto a Luke como a la vieja guardia dándole un final emotivo y respetuoso.


Por último, toda la secuencia del Casino de Canto Bight donde Finn y Rose escapan de los guardias en unos animales que les son facilitados por ese misterioso niño que usa la Fuerza. La secuencia es extremadamente larga de una parte de la historia que se pudo haber resuelto en menos tiempo como todo o que ocurre en el Casino. Ya sabemos que era parte de afianzar la historia para el futuro de Finn en la rebelión y de paso en su relación con Rose pero bien se pudo reducir el tiempo de toda esa secuencia para hacerla más dinámica.

En el siguiente artículo entraremos de lleno a la película; sus diferentes presentaciones y contenidos extras en su lanzamiento en FORMATO CASERO.

FIN PARTE 1







MÁS LEIDAS

Los mexicanos que han ganado en los Globos de Oro

POR ULISES CASTAÑEDA 06-01-2018 19:28:01

Siete mujeres destacadas en el cine mexicano

POR ALEX VANSS 08-03-2018 07:14:17

La cumplidora película de Han Solo

POR RAFAEL MARTÍNEZ 26-05-2018 23:42:55