Los últimos Jedi: La mejor película de Star Wars

POR: ULISES CASTAÑEDA

17-12-2017 18:16:16


El universo de Star Wars es a la cultura pop un símil de del nacimiento de una figura religiosa. Por años ha cosechado feligreses ávidos de más milagrosos espectáculos en pantalla grande y entre ellos se ha creado una fe de su propia concepción de la ciencia ficción y su trascendencia como si fuera ley. Pero lo cierto es que aquella fantasía creada por George Lucas se ha sostenido con más entusiasmo y diversión que pasión por el arte, y en ese sentido poco puede iluminar a los espectadores algún filme de la saga.
La brillantez de Lucas fue la de hacer de la ciencia ficción un género atractivo para las masas, con una historia adolescente que ponía su imaginación en la diversidad universal simplificada en una historia simple sobre la lucha entre el bien y el mal. Como cine de entretenimiento cada una de las películas podrá tener su momento palomitero e incluso podrá disfrutarse como una golosina visual, pero no apelará a mover el corazón ni la cabeza, su finalidad solo será emocionar.
Muchos devotos, y me sumo a ellos, pensaron que la segunda trilogía de Lucas, que comenzó a finales de los años 90, con La amenaza fantasma, que revelaba el verdadero inicio de Star Wars, no era más allá que grandes comerciales para vender juguetería. Todo parecía repetitivo, y carecía del halo de épica heroica de los episodios IV, V y VI. Al terminar en el 2003 con el episodio III, La venganza de los sith, el verdadero placer era precisamente el fin de la era de Star Wars, quizás con un poco de decoro.



En ese sentido, antes de que Disney tomara las riendas de la saga, George Luca había creado un par de trilogías separadas con dos décadas de distancia, sobre los cimientos de personajes arquetípicos, la explotación de la iconografía de sus primeros filmes, el sentimentalismo paternal y una historia de amistad, con sus destellos de diversión, que las hicieron filmes disfrutables.
Pero Star Wars regresó de la mano de J. J. Abrams, y la expectativa para aquellos fieles de las glorias fantásticas viajó a galaxias muy, muy lejanas por años hasta que llegó El despertar de la fuerza (2015), que funcionó más como un par planchazos de desfibrilador, que apeló a la nostalgia y que nos daba una muestra del potencial de nuevos personajes, que en la marcha fueron desperdiciados con diálogos inverosímiles e historias apenas aceptables; así como la despedida de algunos personajes emblema de la saga como Han Solo (Harrison Ford).
La lucha contra el lado oscuro se había prolongado por años y apenas nos pusimos al corriente con este nuevo filme de Abrams, cuyo final fue lo mejor que le pudo haber pasado con la aparición del mítico Luke Skywalker (Mark Hamill). Ahora no era él sobre quien caía el peso de la historia sino de un nuevo grupo de amigos: Poe Dameron, un piloto de caza, Finn, un soldado desertor de la Primera Orden, Rey, una joven chatarrera, y BB-8, un androide rodante.



Ahora llega Los últimos Jedi a las salas de cine nacionales, y entre fanáticos férreos e incrédulos, nos presentan una historia que, dentro de ese universo con sus límites y vacíos estéticos y artísticos, cumple con toda expectativa, por tener más aciertos que defectos en la saga. El principal un trasfondo que apela a superar la adolescencia y tomar a ciertos personajes, que manejen temas con un poco de mayor seriedad que se conjuga bien con la estética que comenzó a usar Abrams.
El responsable de esta película no fue ni J.J. Abrams, ni George Lucas, sino un tímido pero animoso cineasta llamado Rian Johnson, que hace más de 10 años daba muestras de ingenio con Brick (2005), que después llegó a dirigir algunos capítulos de la aclamada serie Breaking bad (2008) y que dio muestra de lo que es tocar con algunos sentimientos, más allá de las emociones, en Asesino del futuro (2012).
La historia que se cuenta es la sigue el camino de Rey (Daisy Ridley) por encontrar su lugar en el universo tras descubrir que tiene cualidades que ella nunca imaginó. Ahora está frente a un huraño pero legendario Luke Skywalker (Hamill), quien ha conocido la oscuridad y ahora se replantea el significado de su vida al conocer a Rey, mientras la Resistencia, liderada por la General Leia Organa (Carrie Fisher) trata de sobrevivir al embate de la malvada Primera Orden, cada vez más poderosa. Entre emocionantes batallas y lecciones de amistad y valores es que se mueve el arco de esta historia que resulta sorprendente.
En el Star Wars de Johnson siguen los sables de láser, nuevas especies extraterrestres, extravagancias digitales, hay humor y hay escenas de acción… la eterna batalla entre el bien y el mal. Hay una gran banda sonora, un juego visual atractivo y una edición que hace que sus más de dos horas pasen como una estrella fugaz. Son elementos que se usan en sus antecesoras, pero la diferencia radica en el lirismo de la dirección de Johnson para darle un mejor balance emocional.



Lo que hizo el director fue respetar la dignidad de sus personajes, incluso más allá del argumento. Juega más con el pensamiento y sus decisiones y con eso ya hace mucho más que una batalla interna obvia que habían planteado los directores pasados. En Los últimos jedi juega con la incertidumbre con mayor destreza, usa el humor en momentos poco esperados e incluso encuentra su pincelada poética al final del filme.
Johnson incluso juega con la mente del espectador en el caso de Carrie Fisher, se divierte y pero no de forma boba. Hamill hace un personaje más que respetable y hay algo de entrañables en algunos personajes, y como siempre, nos dejarán con la esperanza de ver a un verdadero villano. Los últimos jedi no llegará a ser una obra maestra, incluso no tendrá el impacto mediático que llegaron a tener las películas de George Lucas, ni tendrá diálogos adheridos a las oraciones de devotos de la cultura pop (“Soy tu padre”), pero es una película que como blockbuster cumple sus expectativas, es la más completa de las películas de la saga pero eso también da miedo… porque Disney seguirá y seguirá y… desde ayer seguirá conquistando el mundo… lentamente.



MÁS LEIDAS

Star Wars: Los últimos Jedi y la independencia del Fan Service

POR FCO. JAVIER QUINTANAR POLANCO 14-12-2017 15:35:41

La Cordillera, un thriller psicológico y político excepcional

POR ALEX VANSS 06-12-2017 15:16:29

Antiporno: libertad condicional

POR ANTONIO FLORES 28-11-2017 22:21:32