Mark Hamill y el intimidante regreso a Luke Skywalker

POR: ULISES CASTAÑEDA

23-11-2017 17:13:30


En una galaxia no muy lejana, en 1974, un director de cine llamado George Lucas, quien comenzaba a disfrutar del éxito gracias al Globo de Oro que le dio su segunda película American Graffiti (1973), comenzaba una feroz batalla por hacer posible la película de sus sueños, se trataba de un guion titulado en ese momento como The Star Wars que era el resultado de su fanatismo por el cómic Flash Gordon y la película El planeta de los simios.


Aquel filme estrenado en 1977, fue el inicio de la franquicia de ciencia ficción más importante de la historia y la que ha aportado al mayor fenómeno de fanatismo con el paso de los años. Curiosamente, y para suerte del destino el inicio de la historia se dio en el capítulo cuatro que nos presentaba una historia de aventuras en la que el intrépido y joven Luke Skywalker (Mark Hamill), ayudado por Han Solo (Harrison Ford), capitán de la nave espacial El Halcón Milenario, y los androides, R2D2 y C3PO asumen la misión de rescatar a la princesa Leia (Carrie Fisher), líder del movimiento rebelde que desea reinstaurar la República en la galaxia en los tiempos oscuros del Imperio.


Con el paso de los años esta historia ha tenido dos etapas, una de precuelas a partir de la década de los 90 y la otra que inició hace un par de años con el estreno de El despertar de la fuerza, en la que volvieron a aparecer los mismos personajes de 40 años atrás, con una aparición final sorpresiva de Mark Hamill, como Luke Skywalker, que causó una euforia intergaláctica. El próximo 14 de diciembre llegará a México el episodio VIII de Star Wars, en la cual Luke volverá ser uno de los protagonistas.



El actor Mark Hamill se encuentra en México junto a la coprotagonista del filme Daisy Ridley, el productor Rick McCallum y el director Rian Johnson, quienes presentaron el primer avance del filme con una edición de escenas en 13 minutos que bastaron para reunir a cientos de personas en el Centro Comercial Oasis Coyoacán.


Un día después de esta presentación el pasado lunes, Hamill recibió a Encuadres para conversar de su regreso al personaje a más de 30 años de haberlo interpretado por última vez (si no contamos el cameo de segundos y sin palabras que hizo en El despertar de la fuerza), en la que podría significar la espera más larga para volver a un personaje en la historia del cine.


El actor estadunidense comenzó la conversación con el recuerdo de aquella primera audición para formar parte de la película en la cual no estaba convencido de participar: “Tenía 23 años, fue como parte de un llamado masivo, había cientos de actores de ciertas edades. Podías darte cuenta quienes audicionaban para dar vida a Luke, eran los más jóvenes, y otros que rebasaban los 30 buscaban el papel de Han Solo, pero nunca vimos un guion, solo sabíamos que se trataba del director de American Graffiti”, expresó notablemente emocionado.



Hamill acudió a la audición por insistencia de un amigo suyo. Ese amigo era Robert Englund, que más tarde se haría famoso por interpretar al mítico villano Freddy Krueger. La audición no incluía nada de acrobacias con un sable láser ni pilotar naves espaciales. Se trato solo de unas líneas de diálogo entre Hamill y un ebanista que pasaba por allí y al que George Lucas acabó contratando para la película después de apreciar lo bien que daba la réplica. Ese ebanista era Harrison Ford.


“Estábamos en la oscuridad, nos sentamos, hablamos, comentamos cosas, pero no leímos nada de la historia real. Una vez que pasabas a hacer prueba, que tenías la presencia, actitud y aptitud, fue así que te explicaban que era algo sobre el espacio, pero la verdad yo no sabía qué tipo de película haría”, comentó.


“De hecho cuando me explicaron me pareció que no tenía sentido, pensé que era una broma, pensé que sería como una película de Mel Brooks, en la que se estaban burlando de las películas del espacio, porque no tenía sentido”, enfatizó el actor, quien se detuvo un momento para mirar como al vacío, como si se imaginara de nuevo el momento en que supo que sería el personaje que cambiaría su vida:


“Cuando me eligieron para el papel de Luke fue entonces que me dieron el guion y jamás se me va a olvidar ese momento, porque entendí que sería algo fantástico. Yo pensaba que era algo parecido al Mago de Oz, más que una película tradicional de ciencia ficción, me parecía un cuento de hadas en donde la fantasía nos habla de algo más allá”, enfatizó.



Lo demás es historia. Hamill fue el Luke Skywalker de Star Wars: Una nueva esperanza (1977), El imperio contraataca (1980) y El retorno del Jedi (1983). Cuando comenzó a planearse Star Wars: El despertar de la Fuerza, Disney se puso en contacto con un Mark Hamill que no estaba muy convencido de volver a la saga galáctica. De hecho, la condición que puso fue que Harrison Ford y Carrie Fisher también regresaran.


Hamill estaba seguro de que así se quitaba de encima la presión, ya que tenía la certeza de que Harrison Ford no aceptaría. Con lo que no contaba era con los 20 millones que Disney pondría en las manos de un Han Solo que no dudó en volver a ponerse a los mandos del Halcón Milenario.


“En las primeras películas teníamos la parte principal, luego fue la crucial, así que nunca pensé que volvería a personaje. Cuando nos pidieron volver, para mí fue algo intimidante. Pensaba que después del fenómeno que se volvió con los años era una gran responsabilidad, no estaba seguro de que fuera lo correcto, no sabía si debía participar. No sabía si lo haría Ford como Han Solo, porque los fans cada vez eran más críticos, y si no les agrada lo que haces pueden ser muy rudos con nosotros”, explicó.



Hamill tardó un tiempo en decidir aceptar el papel, aunque en su momento también estuvo confuso porque solo aparecería 30 segundos. Él estaba convencido de que sería una tomada de pelo hasta que fue la nostalgia la que lo convenció, y posiblemente los tres millones de dólares que recibió solo por mostrar el rostro en la última escena, sin contar el contrato sin revelar para este nuevo filme:


“No podía dejar pasar la oportunidad de volver a dar vida a Luke, de ver a mis viejos amigos, a Carrie, a Harrison, a Kennny Baker (R2-D2) y a todos los miembros del equipo, porque muchas de las personas de estas películas eran las mismas involucradas hace 40 años. Fue como volver a casa. Era algo que no esperaba y ahora disfruto cada minuto, me la paso increíble”, añadió.


En el primer avance de Los últimos Jedi, como se titula a la nueva entrega, se muestra una edición rápida de imágenes en las que se ve como Luke se reencuentra con el Halcón Milenario, el entrenamiento Jedi que hace al personaje de Rey (Daisy Ridley) y también la posible lucha que tiene con su propia oscuridad:


“Lo que me encanta de esta historia es que es muy sombría y oscura. Tiene que ver con los mismos temas sobre el bien y el mal, sobre la desesperanza, sobre rendirte y sentir que te equivocaste, pero también hay una parte que es muy inspiradora y positiva, de hecho también tendrá comedia, suspenso, y secuencias de acción realmente increíbles”, expresó.



“Esta película es muy diversa en cuanto a las emociones que maneja y evoca en la gente. Es muy ambiciosa y desafiante, que me saca de mi zona de confort y espero que mueva a la gente porque cada vez es más difícil sorprender al público, va cinco pasos delante de uno porque ya vio tanto que ahora el reto del cine es qué hacer para sorprenderlos”, agregó.


Cabe destacar que antes de la entrevista, el actor hizo énfasis en la importancia que ha jugado el cine en el mundo como una fuente de entretenimiento y a la vez de conexión entre personas por los valores humanos que se pueden abordar en la pantalla grande: “La historia se repite, estamos en una era muy oscura, la gente necesita esta forma de escapar, se puede ir a Hogwarts (la escuela de magia del universo Harry Potter) o a nuestra tierra, que son lugares maravillosos para ir y olvidar tus problemas”, dijo.


A propósito dio a conocer que el filme mantiene un mensaje importante para los temas de la actualidad. Afirma que en Star Wars no hay muros fronterizos entre planetas: “Los que están de acuerdo con que haya un muro entre México y mi país son una minoría. México ha sido parte de la cultura de Estados Unidos desde hace mucho tiempo, de hecho Estados Unidos no sería lo que es sin la cultura latina”, comentó.



“Es tan absurdo su pensamiento que yo podría decir que como vivo en Los Ángeles, ahí nosotros somos minoría porque los demás son latinos. Yo estoy consciente de lo que viven y los respeto porque yo siempre he vivido cerca de ustedes: Los Ángeles, San José, San Francisco, ¿por favor? me encanta su pasión, su pueblo, su comida, realmente me siento apenado por los comentarios de ese hombre en la Casa Blanca y lo que representa, es vergonzoso y por eso les ofrezco mis más sinceras disculpas”, enfatizó antes de soltar el último comentario, “en fin, yo estoy en el negocio del escapismo no estoy para hablarles de política”, concluyó.


Foto principal de Adrián Contreras. Fotos interiores cortesía Disney.



MÁS LEIDAS

Mark Hamill y el intimidante regreso a Luke Skywalker

POR ULISES CASTAÑEDA 23-11-2017 17:13:30

Daniel Giménez Cacho: No podemos ver nuestro cine

POR YESENIA TORRES EN MORELIA 28-10-2017 16:10:31

Eugenio Caballero: Roma es un reencuentro con mis historias

POR NANCY MORA 26-08-2017 13:18:05