Suburbicón: El cinismo de la moral estadounidense

POR: ULISES CASTAÑEDA

23-11-2017 15:52:48

No cabe duda que como director George Clooney tiene una obsesión por exponer los juegos sucios en que se mueve la sociedad estadounidense, al mismo tiempo que ha tratado de pulir un estilo en el tono irónico de sus seis filmes que acumula detrás de cámaras.


Desde su primera película Confesiones de una mente peligrosa (2002), ya mostraba una caricaturización sobre las artimañas gubernamentales basada en la biografía del productor Chuck Barris; luego se lanzó a un drama más serio y profundo con una historia que mostraba el final de la “caza de brujas” del gobierno en los años 50 con Buenas noches, buena suerte (2005) y más tarde siguió con la fábula moral de doble filo sobre los límites por llegar a tener el éxito político en Poder y traición (2011).


Este año, Clooney regresó con un as bajo la manga en Suburbicón, una deliciosa sátira moral sobre el cinismo de la sociedad estadounidense y los confines de su idílico estilo de vida. Ambientada en los años 50, en un tranquilo suburbio de Pensilvania, se muestra un ridículo momento social de tensión que exhibe lo mejor y lo peor de la humanidad en las vidas de la gente ordinaria.


Sus protagonistas se alejan de los altos niveles políticos, populares, económicos y sociales sin dejar de ironizarlos, así que utiliza sus discursos para volver a alzar esa voz contra la discriminación, porque aún hoy en día es necesario absurdamente, y porque curiosamente ese contexto es un reflejo de la situación estadounidense actual con el gobierno de Donald Trump.


Es el verano de 1959, la familia Lodge vive el estilo de vida que siempre quiso tener. Sin embargo, ante la llegada de unos nuevos vecinos de raza negra cuyo patio trasero termina donde comienza el suyo, provoca la ira de los blancos del pueblo que se amotinan afuera de esa casa para amedrentarlos.


Gardner Lodge (Matt Damon) le pide a su familia que ignore esas situaciones, los motivos son su codicia y malicia en la apariencia de un buen tipo y la llegada de su cuñada, Maggie, interpretada por la actriz Julianne Moore y que al mismo tiempo da vida a su esposa Patricia; los tres y el hijo del matrimonio viven una aterradora situación de asalto en su propia casa que esconde una realidad perturbadora sobre traición, el engaño y la violencia.


La película tiene como guionistas a los famosos hermanos Coen, quienes han dado a Clooney una especie de película hermana de su filme Fargo (1996), al mismo tiempo que la oportunidad de convertirla en la mejor de su carrera, pues no solo influye la historia y su sensacional manejo del cinismo y la ironía en sus personajes y desarrollo, sino que también existe un triunfo en la manufactura técnica, desde el diseño de producción, hasta el manejo de cámaras para explorar con mayor dinamismo el lenguaje cinematográfico.


Es interesante el paralelismo que tiene el desarrollo de la historia entre la historia de la familia y la de sus vecinos, pues mientras aumenta la opresión contra los afroamericanos afuera de la casa de los Lodge, hacia adentro hay una presión de olla exprés que va elevando la temperatura hasta que todo llega a un límite en que es imposible sostener la gran mentira ante los ojos de un niño que es el único que, sin decirlo, lo ha descubierto todo.



Del mismo modo, en los subtextos el tono de ironía que se maneja también va aumentando en tensión gracias a un extraordinario manejo narrativo y en lo simbólico de sus referencias, pues en las escenas se sienten algunos fantasmas que siempre han perseguido a la sociedad estadounidense como el orgullo yanqui, la esclavitud, el orgullo patriarcal, la avaricia y el egoísmo.


Suburbicón es una película ingeniosa sobre la farsa del estilo de vida norteamericano, en una fantástica combinación del cine negro con un sentido del humor aún más sombrío que el mismo género, que se combina con otros como el cine del absurdo. La película además es audaz y no teme a la sangre en las situaciones de violencia ni trata de tener la doble moral de sus personajes.


Estamos ante una de las grandes películas del año, una de las más salvajes críticas a la figura del sueño americano pudriéndose desde su misma semilla. Una exposición siniestra de fría moral americana y la estupidez de su lógica; es un retrato sin mesura de los males de un país, sin complacencias ni falso preciosismo, pues incluso se puede decir que su mayor potencial reside en su simpleza.


Suburbicon es una brutal crítica al odio racial, una carta de admiración al cine de los hermanos Coen y un chiste con un humor muy negro y apantallante, que también nos deja algo claro sobre Clooney, que además de ser un galán simpaticón, también es un tipo muy inteligente y creativo.



MÁS LEIDAS

Antiporno: libertad condicional

POR ANTONIO FLORES 28-11-2017 22:21:32

La Cordillera, un thriller psicológico y político excepcional

POR ALEX VANSS 06-12-2017 15:16:29

Suburbicón: El cinismo de la moral estadounidense

POR ULISES CASTAÑEDA 23-11-2017 15:52:48