Sismo pone en riesgo celuloide histórico en Tepoztlán

POR: ULISES CASTAÑEDA

26-09-2017 18:29:58


Viviana García Besné fundó hace cinco años, de forma independiente, el Archivo Fílmico Permanencia Voluntaria y años más tarde la sala El Baticine, en Tepoztlán Morelos, con la intención de coleccionar y restaurar películas populares de la historia del cine mexicano pertenecientes a géneros como el cine de rumberas, luchadores y ficheras. Actualmente, casi siete mil latas de material fotográfico y discos duros de filmes que habían sido digitalizados se encuentran en riesgo luego del sismo que azotó a la zona centro del país el pasado 19 de septiembre.


“En este momento hemos perdido el cine, hasta nuevo aviso; hemos perdido la catalogación, no nos quedó un anaquel en pie, todas las películas estaban en el piso; tenemos latas rotas, películas que se salieron de sus latas; tenemos trabajo para años, de volver a catalogar, de volver a limpiar películas y repararlas físicamente; comprar muebles que se habían comprado poco a poco, ahora necesitamos 15 estanterías nuevas. Levantarnos de forma que no nos vuelva a pasar algo así”, explicó en entrevista con Encuadres,Viviana García Besné, directora del archivo fílmico en riesgo.


“No he podido cuantificar los daños, ha sido una primera ayuda de emergencia para evitar más daños, pero nos llevará tiempo. Computadoras, discos duros. Nosotros habíamos logrado poco a poco y con mucho esfuerzo, hacer algunas digitalizaciones de películas, que son procesos extremadamente caros, tenemos que ver qué se salvó de estos discos duros, lo que significa que las afectaciones pudieran ascender a cientos de miles de dólares”, añadió.



Viviana visitó Cine Tonalá, en la Ciudad de México donde, se realizó una función especial de recaudación para apoyar la reconstrucción de la casa del archivo en Morelos, con la proyección de El Santo y Blue Demon contra Drácula y El Hombre Lobo (Miguel M. Delgado, 1973) y donde además, dijo, recibe consejos de algunos colegas y coleccionistas chilenos para saber cómo reconstruir el lugar en Morelos, ubicado en la calle Revolución de Tepoztlán junto al panteón.


“Hace cinco años fundamos el archivo Permanencia Voluntaria, en principio con la colección Cinematográfica Calderón que era mi familia, y la cual se ha agrandado con los años porque hay mucho material de cine popular mexicano que termina siendo abandonado o poco reconocido. La gente ya sabe lo que hacemos, e incluso hace algunos años hicimos un rescate en una veterinaria que tenía materiales, y luego otro en el Ajusco con material de la India María”, recordó Viviana.


“Hace un año, en mayo del año pasado se abrió una pequeña sala de cine, el Baticine, con la esperanza de que las entradas de taquilla pudieran mantener el archivo, porque es un gasto muy grande”, sin embargo, la sala de cine también se cayó con el temblor, agregó Viviana quien además dirigir Permanencia Voluntaria es documentalista e inició el archivo cuando trabajaba en su primer documental como directora, el cual estrenó en el 2009 bajo el nombre de Perdida.



Aquel filme, nos revela desde el comienzo que Viviana es nieta de Jorge García Besné, bisnieta de José Calderón y sobrina de Memo y Perico Calderón, patriarcas del cine mexicano, que en su momento tuvieron a su cargo a las compañías Azteca Films, Cinematográfica Calderón (de la que se nutre mayormente el archivo Permanencia Voluntaria) y hasta la década de los años 50, el circuito de exhibición Alcázar.


“Empecé esto porque era editora de documentales, hice un documental propio que se llamó Perdida que es la historia de mi familia, así fue como yo empecé a hacer el archivo al ver que los Calderón no habían sido apreciados como se merecía en la historia del cine mexicano, y nadie estaba resguardando sus materiales, por eso empecé a hacer una especie de colección abierta al público, el cual ha sido consultado por personas desde México hasta extranjeros de Estados Unidos y Argentina, en sus investigaciones”, destacó Viviana.


El pasado 19 de septiembre, cuando ocurrió el sismo ella iba camino a su casa procedente de Cuernavaca, “en la calle principal se sintió muy fuerte, iba en el coche, no me bajé y me asusté cuando cayó un poste de luz y supe que había sido demasiado fuerte. Fui a mi casa, me reuní con mis hijos, me asusté más cuando vi mi casa, pensé que habría daños en el cine pero nada me preparó para lo que encontré”, dijo. 



“En el segundo piso había un daño tan fuerte que se rompió la pared, la ventana, y alguna colección de cintas de audio terminó en el panteón y para mí fue algo tan simbólico, ver donde terminaron mis materiales. Unos amigos se saltaron la barda para recuperarlas, ahí estaba Bellas de noche a la que ya les había llovido por dos días”, agregó.


Actualmente está en riego un acervo de 5 mil latas en 35 milímetros y alrededor de mil 800 en 16 milímetros; discos duros con películas digitalizadas y otros materiales únicos, incluyendo carteles de películas, documentos y artículos promocionales, “teníamos 270 latas de nitratos, hoy me acordé que teníamos estos materiales y agradecí la ayuda de UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) y Michael Nyman que me habían ayudado hace unos días a llevarlas a Estados Unidos, no sé cuál habría sido la magnitud del desastre si los hubiéramos tenido ahí”, comentó.


También celebró la fortuna de no haber tenido ahí trabajos que se anunciarían en el futuro, “hasta hace muy poco teníamos los negativos originales que son los únicos que sabemos que existan, de las dos primeras películas de El Santo que se filmaron en Cuba en el 59, afortunadamente estos materiales se fueron hace dos semanas al archivo de la Academia en Estados Unidos para ser restaurados”, dijo.



El legado histórico en peligro reúne títulos que abracan de los años 30 a finales de los 90, “tenemos Víctimas del pecadoAventurera, la única copia en 16 milímetros de la primera película que hizo Ninón Sevilla que se llama Carita de cielo (…) Tenemos Monstruos, todas las de ficheras, mucho de luchadores, La mujer MurciélagoLas momias Azteca, por mencionar solo algunas”, agregó.


Ahora el archivo Permanencia voluntaria solicita apoyo a la sociedad y a la comunidad cinematográfica para trabajar en la recuperación de los archivos: “Lo primero que necesitamos es electricistas y soldadores para asegurarnos que nuestro cableado eléctrico es correcto, porque ahí también sufrimos muchos daños, el siguiente paso es gente que pueda ayudar a montar estanterías y el siguiente paso en dos o tres semanas, convocamos a un equipo de gente profesional que sepa manipular la película, que puedan apoyarnos a mesas de trabajo para trabajar con materiales dañados y estoy platicando con la Filmoteca de la UNAM para ver si nos pueden donar algunas latas para poner a salvo estas películas “, dijo Viviana, quien además del riesgo que corre el trabajo de archivo, también teme perder seis años invertidos en su segundo documental.



“Mi segundo documental se llama Coleccionista de sombras, precisamente sobre gente que se dedica a salvar y coleccionar películas, en este momento no tengo el corazón para saber si los materiales están a salvo o no, vamos paso a paso”, concluyó.



MÁS LEIDAS

Estudios Churubusco: El inicio de La fábrica de los sueños (I)  

POR ULISES CASTAÑEDA 02-10-2017 21:46:04

Casablanca, 75 años de un clásico que fue “tontería sofisticada”

POR ULISES CASTAÑEDA 26-11-2017 20:41:06

Philip K. Dick en el cine: El futuro indeseable

POR ULISES CASTAÑEDA 17-10-2017 02:09:25