Juego del terror: Filme sangriento para espectadores morbosos

POR: ULISES CASTAÑEDA

05-09-2017 18:34:29


Hace poco más de una década, cuando James Wan aún era un desconocido, el cineasta de origen malayo estudiaba Audiovisuales en el Melbourne Institute of Technology, en Australia. Fue ahí donde filmó junto a su colega Leigh Whannell un cortometraje que se llamó Saw (2003), y que fue el que le abrió las puertas del cine a nivel mundial, pues con él le dieron la vuelta al mundo para convertirla en un largometraje que comenzaría a poner de moda un estilo de terror.


Más allá del caso de Wan, el efecto provocado por el éxito del cortometraje fue importante en la cinematografía australiana porque con él llegaron una serie de filmes de calidad que se han colocado a buen nivel internacional desde Wolf creek (2005), de Greg McLean, hasta el caso del fenómeno mundial de The Babadook (2014), de Jennifer Kent. A este grupo se suma una muy interesante propuesta llamada Scare Campaign, dirigida por los hermanos Cameron y Colin Cairnes, que llega este fin de semana a México con el mal y simplón título en español de Juego del terror.


Y es que Australia se ha convertido en un lugar en el cual los realizadores pueden explotar diferentes tipos de ideas sin tanta presión comercial. La historia de esta cinta se basa en un programa de televisión de bromas llamado Scare Campaign, el cual había sido un fenómeno del entretenimiento porque asustaba a víctimas a la vieja escuela y los grababa en cámaras ocultas. Pero las nuevas tecnologías han puesto en jaque a la televisión convencional con el internet, pues los productores descubren que ha surgido una serie vía streaming que hace que su programa parezca anticuado. El equipo creativo de Scare Campaign tendrá que ingeniárselas para competir con las nuevas formas de entretenimiento.


Bajo esta premisa es que se desarrolla Juego de terror. Una película más oscura y madura en su forma y trasfondo de lo que los hermanos Cairnes nos habían presentado hace cuatro años con su ópera prima 100 Bloody Acres, celebrada entre los amantes del gore. Una de las cosas más interesantes es la flexibilidad de su argumento para poder desenvolverse primero en el terror puro con el manejo de un humor negro que se maneja muy bien con un falso suspenso, para luego convertirse en un interesante survival en el cual nos presentan una serie de escenas sangrientas apabullantes.



La película va aumentando de nivel emocional con el pasar del tiempo y después de un primer acto, que se vuelve una burla al cine de terror convencional, un segundo acto, que se burla de sí mismo, hay una tercera parte, el cierre del filme, que se convierte en la pirotecnia de vísceras y violencia extrema, que cobran un mayor impacto gracias a los giros de tuerca que tiene el guion de los cineastas.


No es una película que se preocupa por los actores, algunos de ellos más carismáticos que otros; tampoco es una película que se fije en la limpieza del encuadre, sino más bien atribuye su esfuerzo a un humor bastante negro en el trasfondo de una película slasher con una influencia marcada en los clásicos filmes de John Carpenter (Halloween, 1978) y Tobe Hooper (Masacre en Texas, 1974), pero con una sensación similar a la que este año también nos dejó Jordan Peele (Get out).


Juego del terror es una de las gratas sorpresas del año. Nuevamente de Australia. Lo más emocionante de esta película es que además de ser un espectáculo de terror también tiene un trasfondo crítico en torno al morbo de las audiencias, sobre el voyerismo enfermo y los niveles a los que puede llegar la ambición por la fama y el protagonismo. Una película altamente recomendable.



MÁS LEIDAS

Juliana Fanjul da voz y rostro a las empleadas domésticas

POR NANCY MORA 18-09-2017 14:43:07

IT arrasa con terror la taquilla mexicana

POR NANCY MORA 18-09-2017 14:39:13

Made in Bangkok y el sueño de una mujer transexual

POR VÍCTOR MANUEL GOCH 17-09-2017 12:35:55