El andar de los mexicanos en la Mostra de Venecia

POR: ULISES CASTAÑEDA

09-09-2017 15:42:06


Este año y por primera vez en su carrera, el cineasta mexicano Guillermo del Toro compitió en el Festival Internacional de Cine de Venecia por el León de Oro, máxima presea que otorga La Mostra, y lo ha conseguido con su película The shape of water (La forma del agua), una fábula con mensaje político.


Al recibir la presea, el director de cintas como El Laberinto del Fauno y Cronos tuvo muy presentes a sus compatriotas al expresar: “Este premio se lo dedico a cualquier director mexicano o latinoamericano que sueñe con rodar algo en el género fantástico como parábola y esté enfrentado a alguien que le dice que eso no se puede hacer. Sí se puede”.


Este es el mayor logro para un mexicano en el festival que figura entre los principales de todo el mundo, acreditados por la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIAPF por sus siglas en francés) y por ello hacemos un recuento de la participación mexicana en este importante encuentro.


De acuerdo con el registro de la página oficial del Festival Internacional de Cine de Venecia, un estimado de 33 producciones y coproducciones mexicanas se han presentado en la justa cinematográfica, que da inicio este 30 de agosto.


Sección Oficial. Nunca en el desarrollo del certamen fílmico, una cinta completamente mexicana ha obtenido el León de Oro, reconocimiento a la Mejor Película, el caso más cercano es el de Desde allá, película venezolana de Lorenzo Vigas, en coproducción con México de la mano de Gabriel Ripstein y Guillermo Arriaga, que ganó el máximo premio en 2015. No obstante, a lo largo de la historia cinco filmes nacionales han obtenido reconocimientos en la competencia principal de La Biennale.


La primera presencia de la cinematografía mexicana en La Mostra fue en 1938, con la cinta Allá en el rancho grande, del director Fernando de Fuentes, por la cual Gabriel Figueroa recibió el premio a Mejor Fotografía, el primer reconocimiento internacional del cine mexicano. Ese año la serie de filmes documentales Olimpiada, de Leni Riefenstahl, se llevaron el máximo galardón, en ese entonces conocido como Copa Mussolini.



En años posteriores, el León de Plata al Gran Premio del Jurado se le otorgó al español, naturalizado mexicano, Luis Buñuel, por la cinta de producción mexicana: Simón del desierto (1965). Este filme solo fue superado por Sandra, de Luchino Visconti.


Más de tres décadas después, en 1996, el filme Profundo Carmesí, del cineasta Arturo Ripstein,  formó parte de la Sección Oficial y obtuvo dos premios: Mejor Guion, para la escritora Paz Alicia Garciadiego, y Mejor Contribución Técnica, para las escenógrafas Mónica Chirinos y Marisa Pecanins. En la categoría principal, la obra de Ripstein fue superada por la película Michael Collins, del estadounidense Neil Jordan.


Otra de las cintas mexicanas premiadas en la principal competición fue Y tu mamá también, cuarta película del director Alfonso Cuarón, con la que recibió el galardón al Mejor Guion en la edición 2001, el cual recibió junto a su hermano Carlos, con quien escribió la obra.


En esa misma edición, los actores Gael García y Diego Luna recibieron el Premio Marcello Mastroianni, que otorgó la Mostra a Mejor Joven Actor o Actriz Emergente. La boda del Monzón, que representó a la India, fue la cinta que se alzó con el León de Oro en esa edición.


Uno de los logros más significativos ha sido el de Amat Escalante, quien en la edición 2016 se llevó el Premio a la Mejor Dirección por su más reciente filme La región salvaje, en una competencia en la que también figuraba Damien Chazelle, con La La Land; Tom Ford, con Animales nocturnos; Denis Villeneuve, con La llegada y Wim Wenders, con Los hermosos días de Aranjuez, por mencionar a algunos.



En la justa cinematográfica también han competido cineastas mexicanos como Alejandro González Iñárritu, quien en el 2003 presentó su filme 21 Gramos, una producción estadounidense que le otorgó al actor Sean Penn la Copa Volpi, que entrega La Biennale al Mejor Actor de la categoría principal.


Tres años después, Alfonso Cuarón regresó al festival para competir con su cinta Niños del hombre, financiada por productores del Reino Unido y Estados Unidos, sin alcanzar nada; en esa edición fue galardonada la película rusa El regreso, de Andrei Zvyagintsev. El mexicano volvió a competir en el 2014 con su aclamado Birdman pero no ganó ningún premio.


Venecia también fue el escenario propicio para que el guionista de Amores perros, Guillermo Arriaga presentara Fuego (una producción estadounidense), su debut como director de cine y suceso que en ese momento calificó como: “El más importante de mi carrera”, dijo Arriaga.


La cinta Post Mortem, del chileno Pablo Larraín, que compitió en el 2010 por el León de Oro fue una coproducción de Chile-México-Alemania, que no obtuvo ningún reconocimiento.


En el 2007, el fotógrafo mexicano Rodrigo Prieto obtuvo el Premio Osella a la Mejor Dirección de Fotografía, por su trabajo en la obra fílmica Lujuria y Traición, del multipremiado Ang Lee. En 1995, Prieto también participó, sin obtener ningún premio, con la cinta Sin remitente, de Carlos Carrera.


Horizontes. Al margen de la competencia oficial, el Festival Internacional de Cine de Venecia tiene diversas categorías. Una de las más importantes es el Premio Orizzonti (Horizontes), que otorga el certamen a las nuevas tendencias del cine mundial, en la cual, la participación mexicana ha sido muy escasa. Los casos más recientes son los del largometraje La vida después, de David Pablos, en 2013, y el cortometraje En defensa propia, de Mariana Arriaga en 2015.


En el 2010, con la cinta Verano de Goliat, el realizador Nicolás Pereda obtuvo el premio en una edición en la que Jean Gentil, una producción de República Dominicana-México-Alemania, también se llevó una Mención Especial.



Otra de las cintas nacionales que han formado parte de esta sección sin obtener ningún reconocimiento han sido Cobrador (México-Argentina-Canadá), del realizador Paul Leduc, que representó a México en 2006; Cocochi (México-Reino Unido-Canadá), de los directores Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, en 2007.


Un año más tarde también compitieron Voy a explotar, de Gerardo Naranjo, y Los herederos, de Eugenio Polvogsky. Arturo Ripstein también obtuvo una mención especial en 2002 por el largometraje La virgen de la lujuria en la sección Contracorriente. La más reciente participación es Un monstruo de mil cabezas, de Rodrigo Plá, en 2015. Años atrás este cineasta obtuvo el León del Futuro por La Zona.


Otros premios. Dentro de las competencias paralelas a la Mostra, el realizador mexicano Carlos Armella recibió la Palma de Oro al Mejor Cortometraje de la Sección Corto Cortissimo en 2008, por su trabajo en Tierra y pan. El cineasta también compitió en la misma categoría en 2012, con su filme Las manos limpias.


Emilio Maillé también ha competido en la Sección de Documentales con su filme Miradas Múltiples; mientras que Natalia Beristain buscó sin éxito el premio Luigi de Laurentiis con No quiero dormir sola.  


Fuera de competencia. En 2013 la cinta Gravity, de Alfonso Cuarón, fue la encargada de abrir las actividades de la edición 70 del Festival Internacional de Cine de Venecia, sin formar parte de la competencia, lo que en 2002 también hizo Alejandro González Iñárritu, con la dirección de uno de los cortometrajes que formó parte del filme 11’09’01, September 11.


En La Semana de la Crítica se han proyectado cintas como El lenguaje de los machetes, de Kyzza Terrazas en el 2011; Martha, de Mauricio Islas, en 2010 y en 2015, Early Winter, de Michael Rowe.


Homenaje. En la edición 2015, el realizador Arturo Ripstein fue homenajeado por la Mostra de Venecia con motivo de los 50 años de carrera. En la celebración se estrenó su más reciente filme La calle de la amargura, en la Sala Grande del Palacio del Cinema del Lido de Venecia.



Jurado. La edición 2015 de la Mostra tuvo al cineasta mexicano Alfonso Cuarón como presidente del jurado de la competencia internacional (que premió a Lorenzo Vigas con Desde allá) y a Daniela Michel, directora general del Festival Internacional de Cine de Morelia, como parte del jurado que otorga el premio Luigi De Laurentiis a Mejor Ópera Prima (que le dio el galardón a La infancia de un líder, dirigida por el actor Brady Corbet).


En la ceremonia de inauguración de ese año, Alfonso Cuarón destacó el cine mexicano realizado por los talentos emergentes: “Es importante saber que esta generación de Alejandro (González Iñárritu), Guillermo (Del Toro) y yo, es una vieja generación… hay una generación que hace un cine más interesante que el nuestro”.


Este año, Michel Franco fue seleccionado para ser miembro del jurado de la competencia oficial que presidirá la actriz estadounidense Annette Bening.


Actualizado el sábado 9 de septiembre a las 15:42:00



MÁS LEIDAS

Juliana Fanjul da voz y rostro a las empleadas domésticas

POR NANCY MORA 18-09-2017 14:43:07

IT arrasa con terror la taquilla mexicana

POR NANCY MORA 18-09-2017 14:39:13

Made in Bangkok y el sueño de una mujer transexual

POR VÍCTOR MANUEL GOCH 17-09-2017 12:35:55