Baby Driver: El aprendiz del crimen: Una sinfonía de acción

POR: ISRAEL DAMIÁN

24-08-2017 15:00:34


Después de  Mad Max: Fury Road (2015), Baby Driver es una película que puede dejar al espectador con la sensación de querer ponerse un cinturón de seguridad. La cinta avanza a una velocidad tan intensa que, justo cuando comenzamos a sentir que la gasolina se termina, arranca una vez más. Incluso, se podría afirmar que esta sinfonía de acción será la nueva balada de los chicos rebeldes de hoy.


Baby (Ansel Elgort) es el protagonista. Un chico inmerso en su propio mundo, dentro de sus audífonos, que tiene un empleo algo especial: ser chofer de fugas criminales. Esto, gracias a una deuda que debe pagarle a su jefe, Doc (Kevin Spacey), quien es el líder de atracos muy exitosos. Cuando Baby por fin salda su cuenta y piensa que puede ser un chico libre y tranquilo, se entera de que no podrá escapar de su propio destino.


Parece difícil que Edgar Wright haga una mala película. DesdeShaun of the Dead (2004), junto con Hot Fuzz (2007) y la muy nombrada Scott Pilgrim vs The World (2010), este año tenemos la fortuna de ver un nuevo proyecto de este ambicioso y particular director. Escrita y dirigida por él mismo, Baby Driver reafirma la capacidad que tiene para crear y contar historias de acción mediante una comedia muy razonable.


Escrita para hacer de la historia un espectáculo visual y auditivo, Baby Driver subirá a su público a la montaña rusa perfecta. La trama se maneja de forma nivelada, al permitir que el espectador haga paradas en la vida de Baby, al presentarnos su personalidad galante y reservada: un rockero de temperamento duro, que tiene mucha confianza y seguridad en sí mismo porque sabe lo que es capaz de hacer. Será entonces que, en medio de atracos, conflictos, tensión, carreras, disparos y, en fin, una acción nada convencional, sino bastante espectacular y definitivamente entretenida, conoceremos los lados romántico y eufórico de alguien muy emotivo, a cuyo alrededor actúan otros personajes que despertarán en él un fuego de adrenalina, que a su vez, contagia al público.


 


Ansel Elgort (Baby) parece ser la persona adecuada para este papel, pues conquista al público con ternura y fuerza, al saltar de momentos melancólicos a otros de gran exasperación, de un romance un tanto cursi a un odio interno enorme, de una gran canción de rock a un hip-hop con buen beat.


Alrededor de Baby existen otros personajes que no desaprovechan el tiempo para sacar el máximo provecho de sus papeles. Especialmente John Hamm (Buddy), quien será un temerario criminal que, con gran cólera, logrará ser un gran villano. Eiza Gonzales (Darling) será la chica sexy y mala que tendrá un apasionado romance con Buddy; en este aspecto, también hay que destacar a la alegre y melódica Lily James (Debora).


En la parte musical, toda la película tiene un ritmo único: Baby Driver es una canción hecha imagen; aunque no se trata de cualquier canción. El ritmo de la historia crea una gran forma de música que invariablemente remite al hip-hop y la corriente que sigue, al añadir audio o grabaciones de voz a las canciones para contar una historia paralela a la música. Al ver la película, el público se sorprenderá del gran musical que se lleva a cabo mediante los objetos, los ruidos y otros elementos de la vida cotidiana que se integran y participan en la música de manera plena.


¿Sientes que cuando tienes audífonos te puedes concentrar más y mejor? ¿Sientes que la música despierta todos tus sentidos? ¿Alguna vez has bailado o caminado con ritmo en público sólo porque la canción que escuchas es realmente genial? ¿Cuándo te pones los audífonos todo tiene sentido? Baby Driver será esa genial canción que te hará salir de la sala con ganas de escuchar y ver más.



MÁS LEIDAS

Juliana Fanjul da voz y rostro a las empleadas domésticas

POR NANCY MORA 18-09-2017 14:43:07

IT arrasa con terror la taquilla mexicana

POR NANCY MORA 18-09-2017 14:39:13

Made in Bangkok y el sueño de una mujer transexual

POR VÍCTOR MANUEL GOCH 17-09-2017 12:35:55