El planeta de los simios: la última humanidad de los humanos

POR: ULISES CASTAÑEDA

23-08-2017 20:26:02


El cineasta estadounidense Matt Reeves ha confirmado con El planeta de los simios: La guerra que está hecho para cosas serias. Ha dado más que un digno final a la franquicia para tomar el espíritu de las primeras entregas en un intenso filme que reflexiona sobre el instinto, la misericordia, la venganza y la lealtad.


"¿Qué es lo que caracteriza una civilización? ¿Es el genio excepcional? No. Es la vida de cada día, de todos los días...”, escribió el escritor francés Pierre Boulle en su novela El planeta de los simios (1963), que se adaptó a la pantalla grande en 1968, bajo la dirección de Franklin J. Schaffner.


La película sorprendió en ese momento en distintas formas, ya sea por presentar un personaje potente no humano, o por darle el giro al tema de la invasión extraterrestre en la cual ahora eran los hombres los que llegaban a un lugar extraño. Pero sobre todo se convirtió en un clásico del séptimo arte por su profunda crítica sobre la falta de humanización, la autodestrucción de los seres humanos, la poca consciencia de una visión ecológica y hasta a nivel ideológico sobre la intolerancia religiosa a la ciencia.


Una película en la que los simios son los villanos de la función, pero son los villanos nada más y nada menos por comportarse como los humanos. Este argumento lo han recogido otros cineastas tanto para aumentar la franquicia, como para darle una nueva lectura. Del mismo modo en que sorprendió en 1968 la primera película, ocurrió con el reboot El origen del planeta de los simios, que lanzó 20th Century Fox bajo la dirección de Rupert Wyatt,  y posteriormente retomó Matt Reeves en La confrontación. En éste último filme el realizador dio muestra de una habilidad sorprendente para elaborar una trama que pudo haber caído en lo redundante, en cambió nos dio una emocionante entrega que reflexionaba sobre la diplomacia y el poder.


Esa película nos hablaba sobre como una raza de simios evolucionados, comandados por César (Andy Serkis) comparte la tierra con seres humanos que no han podido sobrevivir a una enfermedad devastadora provocada por los simios. Hay una guerra declarada entre un grupo armado, comandado por un brutal coronel (Woody Harrelson) y los simios que luchan con sus instintos más oscuros en una búsqueda por vengar a su especie. Una impresionante secuencia inicial de una emboscada al campamento de César da inicio a la epopeya, en la cual no solo hay una guerra que pone en juego a las especies sino también al planeta.



En  El planeta de los simios: La guerra, el cineasta Matt Reeves no solo retoma el alma de la novela de Boulle y su crítica a la civilización, sino que se aventura a darle un carácter épico y serio con lenguaje cinematográfico. La película no entra al montón de filmes de ciencia ficción que en la actualidad brillan por los increíbles niveles tecnológicos -en este filme es sensacional la textura y naturalismo que alcanza-, sino que encuentra su trascendencia emotiva, filosófica e intelectual.


Retoma la paradoja de "los simios son humanos y los humanos simios" como un modo de mostrar que no somos "seres espirituales". Es sensacionalista, y no lo niega. De hecho vuelve a utilizar, como en filmes anteriores, algunas tesis bíblicas como que la tragedia humana reside en la caída desde su verdadera naturaleza u otras parábolas sobre como los hombres mismos se degradan. Y es ahí donde encuentra su épica: en la poética del  instinto.


No solo las actuaciones son brillantes, sino que además tienen a personajes complejos que justifican su raciocinio con bases lo suficientemente importantes para sostener una guerra. La música es fundamental compañera de la emotividad; la fotografía es estupenda, secuencias de acción impresionantes y hasta tiene chispazos de humor que no son forzados.


De ahí nos vamos al caso particular de Serkis, que no solo demuestra su maestría como actor en esta era digital, sino que pone en cuestión la falta de reconocimiento a su trabajo.


El planeta de los simios: La guerra, es un filme que supera con creces toda expectativa. Una de las grandes sorpresas del año, que no solo los hará emocionarse y cuestionarse, sino que también los pondrá felices como changos.


 



MÁS LEIDAS

Mark Hamill y el intimidante regreso a Luke Skywalker

POR ULISES CASTAÑEDA 23-11-2017 17:13:30

Suburbicón: El cinismo de la moral estadounidense

POR ULISES CASTAÑEDA 23-11-2017 15:52:48

Oso polar se proyectará en la segunda edición del FICMA

POR ENCUADRES 23-11-2017 00:37:43