Emmanuel Lubeski, un genio de la cinefotografía

POR: ULISES CASTAÑEDA

23-02-2016 15:46:05


El cine mexicano ha tenido a cuatro representantes nominados al premio Oscar por Mejor fotografía en la historia de los premios de la Academia, pero sólo Emmanuel Lubezki ha sido considerado en ocho ocasiones para el galardón, consiguiendo la primera estatuilla en febrero del 2014 por la cinta Gravity, de Alfonso Cuarón, y un año más tarde por Birdman, de Alejandro González Iñárritu.


El fotógrafo mexicano es el amplio favorito para obtener su tercer Oscar consecutivo por su trabajo en El renacido del mismo Alejandro González Iñárritu en una competencia en la que también se encuentran otros legendarios y reconocidos cinefotógrafos como Edward Lachman (Carol), Robert Richardson (Los ocho más odiosos), John Seale (Mad Max: Furia en la carretera) y Roger Deakins (Sicario).


Se trata del mexicano con más candidaturas para una estatuilla individual en toda la historia y uno de los cineastas más trascendentales del cine moderno más allá de los reconocimientos y las vitrinas llenas de premios que ha recolectado alrededor del mundo en una carrera de más de tres décadas.


Recientemente se convirtió en el máximo ganador del Premio del Sindicato de Fotógrafos de Estados Unidos al obtener este año el galardón por su trabajo en El Renacido, que se suman a los obtenidos por Hijos de los hombres (2006), El árbol de la vida (2011), Gravity (2013) y Birdman (2014). También fue nominado por La leyenda del jinete sin cabeza (1999).


El éxito obtenido junto a Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu y otros cineastas de talla mundial como Tim Burton, Michael Mann, los hermanos Coen, Terrence Malick o Mike Nichols, y otros nacionales como Alfonso Arau y Luis Estrada, colocan a Lubezki como  “el artista más grande de la generación que salió junto con Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro”, como lo expresa “El Negro” Iñárritu cada que tiene oportunidad.



“Hace muchos años habíamos trabajado en otras cosas, como comerciales, y siempre quisimos hacer un largometraje. En este caso, quise filmarlo de manera continua, para que fuera narrado desde el punto de vista del personaje.  La mejor forma de hacerlo era con la cámara filmando desde su punto de vista. Pero fue muy difícil, pues yo nunca había filmado así antes. Fue como tener que escribir sin comas o puntos, donde el reto es encontrar el ritmo interno, la congruencia y encontrando la realidad a través de los ensayos. En ese sentido Lubezki fue parte fundamental”, comentó Inárritu en 2014 en Morelia durante la presentación de Birdman.


Emmanuel Lubezki Morgenstern, más conocido como “Chivo” Lubezki, miembro de la American Society of Cinematographers (ASC) y de la Sociedad Mexicana de Autores de Fotografía Cinematográfica (AMC), nació en 1964 en la Ciudad de México, hijo de Raquel y Muni Lubezki y hermano de Alejandro y Paola.


Es de ascendencia judía y su abuela materna, quien soñaba con ser actriz de Hollywood, tuvo que huir junto con su familia a China durante la revolución bolchevique viviendo como expatriados rusos en Shanghái durante años y luego viajaron a Estados Unidos en busca de cumplir sus sueños pero como la restricción de cuotas para inmigrantes estaba cerrada, decidieron vivir en México.


Desde pequeño, Lubezki se interesó por la fotografía. Caminando por las calles de su ciudad con una cámara fotográfica captaba imágenes en blanco y negro de trenes abandonados, vías de ferrocarril, edificios, calles, su familia, etc. que luego revelaba él mismo. Sus padres lo llevaban con frecuencia al cine, donde tuvo la oportunidad de poder ver películas italianas y estadounidenses de las que no leía los subtítulos. Su único interés residía en ver las imágenes.



Decidió estudiar Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, pero como empezó a interesarse más por rodar cortometrajes, abandonó la carrera para estudiar Fotografía en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad (CUEC), donde conoció a Alfonso Cuarón, Carlos Marcovich, Xavier Pérez Grobet, Rodrigo Prieto y Luis Estrada. Con ellos filmó el polémico cortometraje Vengance is Mine en 1983.


Años más tarde, ante las dificultades para que los jóvenes pudieran entrar en la industria cinematográfica porque los sindicatos estaban negados a trabajar con gente nueva, Lubezki y un grupo de amigos juntaron todo su dinero para producir su primer largometraje El largo camino a Tijuana con la idea de venderlo en VHS y sacar dinero para hacer otros filmes. El resultado fue Bandidos, de Luis Estrada, en el que Lubezki apareció por primera vez como director de fotografía y llamó la atención de otros productores.


En esos tiempos, luego de trabajar en comerciales de televisión, regresó al cine de la mano de los hermanos Cuarón, especialmente de Alfonso con quien comenzó una larga relación y realizaron juntos su ópera primaSólo con tu pareja (1991), una comedia romántica protagonizada por Daniel Giménez Cacho. Le siguió La princesita, una adaptación del libro de Frances Hodgson Burnett, por la cual Lubezki fue considerado para los Premios Oscar en 1996.


Su relación continuó con Grandes esperanzas (1998), adaptación de la obra de Charles Dickens, protagonizada por Ethan Hawke y Gwyneth Paltrow; Y tu mamá también (2001), uno de los filmes referentes del cine mexicano a nivel internacional, con Gael García y Diego Luna;  Niños del hombre (2006), uno de los filmes más lúdicos por sus espectaculares planos secuencia y finalmente Gravity por la que fue galardonado este año.


Sin embargo, a la par de su trabajo con Cuarón, Lubezki desarrolló otros trabajos importantes con algunos de los directores de México y del mundo. En la década de los 90 hizo la fotografía de Cómo agua para chocolate, de Alfonso Arau, y a pesar de que hubo complicaciones en el rodaje, ganó el reconocimiento a la Mejor Contribución Artística en el Festival Internacional de Cine de Tokyo y el Ariel de México, convirtiéndose en el profesional más joven en recibir este galardón. Con Arau repitió en Un paseo por las nubes.



En 1993 participó con Alejandro Pelayo en Miroslava, con la que ganó su segundo Ariel; al siguiente año se reunió con Luis Estrada para trabajar en el largometraje Ambar, con el que ganó su tercer Ariel, antes de iniciar la aventura hollywodense con Cuarón.


En 1999 llegó la oportunidad de trabajar con Tim Burton en la película Sleepy Hollow, con la que consiguió su segunda nominación al Oscar y en el 2005 colaboró con el reconocido director Terrence Malick para la película El nuevo Mundo. “El Chivo” decía sentirse nervioso por las técnicas que había aprendido en la escuela, pero a medida que trabajaba con Malick se dio cuenta de que muchas de las cosas que sabía no eran tan importantes como las que aprendería en la filmación. Gracias a esta película volvió a contender por el Premio de la Academia de Hollywood. Un año después volvería a la ceremonia como aspirante por Niños del hombre.


Se tomó un descanso del cine y cuando regresó lo hizo de la mano de su ahora amigo Terrence Malick, con quien colaboró en El árbol de la vida. Gracias a este trabajo volvió a ser nominado para el Oscar, y aunque era el favorito no se llevó el premio a casa, pero sí el reconocimiento de la Sociedad Estadounidense de Cineastas (ASC).


En 2014 por fin materializó su sueño de sostener la estatuilla en el Teatro Dolby de Los Ángeles, al superar a Philippe Le Sourd (El gran maestro), Bruno Delmonnel (A propósito de Llewyn Davis), Phedon Papamichael (Nebraska) y Roger Deakins (Prisioneros).


Para la edición 2015 de los Premios Oscar, Lubezki llegó como amplio favorito por Birdman, y lo consiguió por encima de cinematógrafos como Robert D. Yeoman (El gran Hotel Budapest), Dick Pope (Mr.Turner), Roger Deakins (Invencible) y Lukasz Zal y Ryszard Lenczewski (Ida).


Este domingo es uno de los favoritos para obtener su tercera estatuilla dorada por su trabajo en Revenant, cinta que lidera la lista de nominados al competir en un total de 12 categorías, mientras que para México, Lubezki es, sin duda, uno de los genios del cine más importante de todos los tiempos.



MÁS LEIDAS

“Chachita”, la niña prodigio de la Época de Oro

POR ULISES CASTAÑEDA 24-08-2016 10:04:16

Pedro Weber "Chatanuga", más que un cómico del cine de ficheras

POR ULISES CASTAÑEDA 22-03-2016 15:33:27

Pedro Almodóvar: El ateo que encontró su devoción en el cine

POR ULISES CASTAÑEDA 24-07-2016 20:21:21