Lo Mejor de 2018: Lo que aún no se estrena en México

POR: FCO. JAVIER QUINTANAR POLANCO

08-01-2019 23:53:55

Lo que aun no se estrena en Mexico


Durante el año que recién concluyó, se estrenaron muchas obras cinematográficas que destacaron por su originalidad, su propuesta y su profundidad. A veces estremecedoras, a veces impactantes, otras veces conmovedoras… todas ellas a su manera refrescaron las pantallas y deslumbraron a las audiencias y a la crítica alrededor del mundo.

Sin embargo, no todos estos largometrajes consiguieron estrenarse en las pantallas comerciales durante 2018, y solo pudieron ser vistos fugazmente gracias a su inclusión en ciclos y eventos especiales, o bien por su paso en alguno de los muchos festivales cinematográficos internacionales que se celebran a lo largo del año en diversos puntos de la República Mexicana.


Es por ello que, y siguiendo con nuestro recuento anual de lo mejor del séptimo arte en 2018, en Encuadres les presentamos el siguiente Top Ten con algunas de las películas que pudieron verse en ciclos y festivales de cine. Varios títulos que mencionamos en esta lista están próximos a estrenarse (o lo harán a lo largo del 2019), otros no hay certeza de si se estrenarán en México o no, y otros tantos es muy probable que no lleguen a nuestro país de otra forma que no sean a través de su lanzamiento en formato doméstico, o en plataformas digitales, o por medio de la piratería. En cualquier caso, les compartimos dicho listado para que estén al pendiente y los busquen porque todos son excepcionales.


THE FAVOURITE (Estados Unidos-Reino Unido-Irlanda, 2018) de Yorgos Lanthimos


Tomando como punto de partida las maniobras e intrigas políticas que ocurrían tras bambalinas durante el mandato de la Reina Ana de Gran Bretaña (última soberana británica perteneciente a la casa de los Estuardo) y enfocándose en el conflicto de dos mujeres ávidas por conseguir los favores de la soberana, Lanthimos elabora una historia donde se reflexiona sobre el poder, la sexualidad y las relaciones perversas.



GUERRA FRÍA (Zimna wojna, Polonia-Reino Unido-Francia, 2018) de Pawel Pawlikowski


En parte un relato biográfico, el más reciente trabajo del polaco Pawel Pawlikowski se centra en una pareja unida por un amor profundo y por su pasión por la música, pero cuya relación se torna imposible tanto por sus distintas formas de ser e intereses personales; como por el contexto sociopolítico en el que los personajes se encuentran imbuidos. Intensa y bella exploración de un romance condenado a fracasar.



UN ASUNTO DE FAMILIA (Manbiki kazoku, Japón, 2018) de Hirokazu Koreeda


Siguiendo los pasos de una familia pobre la cual, para poder completar su sustento, se dedica a efectuar pequeños robos en tiendas de conveniencia; Koreeda aborda nuevamente el tema de los lazos filiales y amorosos que surgen más allá de los parentescos o la consanguinidad, y que pueden incluso sobreponerse a insalvables barreras éticas y morales.



NUMBER 37 (Nommer 37, Sudáfrica, 2018) de Nosipho Dumisa


Deslumbrante debut de una joven cineasta sudafricana, quien se apropia de uno de los filmes clásicos de Alfred Hitchcock (La ventana indiscreta), lo desensambla, y lo reconstruye en un entorno, una época y circunstancias diferentes a los del original, apoyándose en un sólido guion y un excepcional diseño y desarrollo audiovisual. Sin duda una de las mejores relecturas del legado fílmico del Amo del Suspenso.



LETO (Rusia-Francia, 2018) de Kirill Serebrennikov


Serebrennikov concibe un peculiar y entrañable híbrido entre el musical y una biopic inspirada en las memorias deNatalya Naumenko (viuda del prominente músico ruso Mike Naumenko) por medio del cual se rinde homenaje a la escena rockera underground del Leningrado de los ochenta, que logró sobrevivir y prosperar a pesar de la censura y la represión impuestas por el gobierno soviético de esos años.



LORDS OF CHAOS (Reino Unido-Suecia, 2018) de Jonas Åkerlund


Basado en el libro homónimo de Michael Moynihan y Didrik Søderlind, Jonas Åkerlund ficcionaliza la vida y trágica muerte de Euronymous, guitarrista y frontman de la banda de Black Metal Mayhem, quien fuese asesinado por uno de sus propios compañeros, narrando uno de los sucesos más escabrosos en la historia del Heavy Metal valiéndose -en contraste- de un humor negro y muy corrosivo.



MANDY (Estados Unidos-Reino Unido-Bélgica, 2018) de Panos Cosmatos


Cuando la esposa de un tranquilo leñador es secuestrada y ultimada por una secta, este decide cobrar venganza en contra de ellos cueste lo que cueste… con este plot tan esencial, Cosmatos crea un alucinante relato donde el subgénero de sangrientas revanchas se mezcla con una dosis de surrealismo, y se baña en ácido lisérgico, dando como resultado una de las cintas más demenciales del año que se fue.



BORDER (Gräns, Suecia-Dinamarca, 2018) de Ali Abbasi


Una novela del autor sueco John Ajvide Lindqvist dio origen a una de las mejores películas de horror del 2008: Déjame entrar, dirigida por Tomas Alfredson. Diez años después, otro de sus relatos da pie nuevamente a un trabajo excepcional, esta vez por parte del iraní Ali Abbasi, quien a través del encuentro de dos seres fantásticos en el mundo actual, medita sobre la naturaleza y la condición humanas.



INVOLUTION (Rusia-Alemania, 2018) de Pavel Khvaleev


La tesis que el cineasta y músico ruso Khvaleev plantea en su obra se establece desde sus primeros minutos: la humanidad ha llegado al tope de su desarrollo, y ahora el camino solo puede ser cuesta abajo. Con imágenes evocadoras y un sentido poético y filosófico tomado prestado de los grandes maestros del cine soviético/ruso, es una sublime pero contundente elegía sobre la deshumanización en los tiempos que corren.



SORRY TO BOTHER YOU (Estados Unidos, 2018) de Boots Riley


Delirante debut del también guionista, rapero y activista Riley. Una comedia satírica con tintes surrealistas, donde se habla de todo: la vida godín, la enajenación, el consumismo, el capitalismo salvaje, la manipulación, el racismo…  todo en un excesivo y desbordado coctel que, en teoría, no debería funcionar… pero lo hace. Un verdadero (y muy divertido) atasque.